Cargando

Escriba aquí

¿Por qué los llamamos “alimentos chatarra”?

M en C. Mónica Basave

Universidad Iberoamericana

Existe un grupo de alimentos al que muchas personas llaman “alimentos chatarra”. Para entender el significado de estos términos, comenzaremos por buscar lo que diferentes fuentes citan al definir “alimento”:

  • La Organización Panamericana para la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), siguiendo al Codex Alimentarius, dicen que un alimento es: “toda sustancia elaborada, semi-elaborada o natural, que se destina al consumo humano, incluyendo las bebidas, el chicle y cualesquiera otras sustancias que se utilicen en la fabricación, preparación o tratamiento de los alimentos”.  El Código Alimentario Argentino (Ley 18.284) define a un alimento como: “toda substancia o mezcla de substancias naturales o elaboradas que ingeridas por el hombre, aporten a su organismo los materiales y la energía necesarios para el desarrollo de sus procesos biológicos”. 
  • La Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) señala la diferencia entre los términos “alimento” y “alimento sano”, veamos en qué consiste:
    • Alimento: “producto natural o elaborado susceptible de ser ingerido y digerido, cuyas características lo hacen apto y agradable al consumo, constituido por una mezcla de nutrientes que cumplen determinadas funciones en el organismo”.
    • Alimento sano: “alimento que aporta la energía y los nutrientes que el organismo necesita y además se encuentra libre de contaminación”.

Como podemos observar, al denominar a un alimento como “sano”, el énfasis recae en la ausencia de agentes contaminantes que son los responsables de causar un daño a la salud. Recordemos que estos agentes no deben rebasar los límites máximos estimados por las normas. Los contaminantes presentes en los alimentos pueden ser de origen físico: materiales ajenos al alimento, como piedras; contaminación de origen químico: presencia de metales pesados; y contaminación de origen biológico, debido a microorganismos patógenos o dañinos para la salud, como Salmonella o E. coli.

Si, por otro lado, analizamos el término “chatarra”, la Procuraduría Federal del Consumidor, menciona que dicho término hace referencia a productos con baja calidad alimenticia, es decir, alimentos “pobres en nutrientes, con un alto contenido de azúcar, grasa y sodio”. Sin embargo, la naturaleza de un alimento es muy diversa y estos componentes, por sí solos, no hacen de un alimento un producto “no sano”, “malo” o “dañino a la salud”.

De acuerdo con lo publicado en el 2015 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), “ningún alimento es bueno o malo”. ¿Por qué, entonces, dar una connotación negativa a los alimentos? Información publicada en este mismo artículo y otros de la OMS, mencionan que en la actualidad uno de los problemas que aquejan a nuestra sociedad son los asociados a enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias obstructivas, crónicas y diabetes. Lo que tienen en común todas ellas es que están asociadas a factores de riesgo comunes como lo son las dietas incorrectas, el sedentarismo, tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol.

El punto fundamental detrás de la llamada “comida chatarra” es nuestra relación con la comida. La alimentación va mas allá de cubrir una necesidad energética que ayude al correcto funcionamiento del organismo. La alimentación está determinada en gran medida por los hábitos y patrones de consumo heredados de generación en generación; es decir, comemos como aprendimos a comer. Por esta razón resulta importante no satanizar a los alimentos, sino enfocarnos en consumirlos de tal forma que conformen una dieta sana (libre de contaminación), completa y equilibrada.

La Norma Oficial Mexicana, 043-SSA2-2012, define como alimentación correcta “a los hábitos alimentarios que, de acuerdo con los conocimientos aceptados en la materia, cumplen con las necesidades específicas en las diferentes etapas de la vida, promueve en los niños y las niñas el crecimiento y el desarrollo adecuados y en los adultos permite conservar o alcanzar el peso esperado para la talla y previene el desarrollo de enfermedades”.

De acuerdo a lo publicado por García, C., en el artículo “El estilo de vida saludable”, establece que un estilo de vida saludable en términos de alimentación, considera los siguientes aspectos: dieta e hidratacion correctas, control de porciones y buenos hábitos alimentarios. Un menú equilibrado debe contener alimentos o ingredientes que estén incluidos en los grupos de verduras y frutas, cereales, tubérculos y leguminosas y los pertenecientes al grupo de alimentos de origen animal (cárnicos, pescados y mariscos, huevo y productos lácteos, como la leche y sus derivados) en cada comida, cuidando que los nutrimentos ingeridos guarden la proporción adecuada entre ellos. 

Para comparar los nutrimentos presentes en una porción de alimento, es decir, para saber si un alimento es alto o bajo en un nutrimento determinado, la información nutrimental presente en el etiquetado de los alimentos puede resultar de gran ayuda. El % de Valor Nutrimental de Referencia (%VNR), reportado en el etiquetado nutrimental, permite conocer la contribución de nutrimentos que estos tienen, por porción, en la dieta total diaria. De esta forma, si un alimento tiene 5% o menos el VNR, es bajo en ese nutrimento. Si el alimento tiene 20% o más del VNR, es alto en dicho nutrimento. Es importante recordar que los %VNR serán “buenos o malos” en función de diferentes factores: estado de salud, edad, actividad física, entre otros.

Aprender a medir y racionar la cantidad de alimentos que consumimos a lo largo del día, ayudará de manera eficiente a alimentarnos de manera correcta, sin necesidad de descalificar a algunos alimentos específicos.

Referencias:

OPS, OMS, s/f.  OPS: Posición del MINSA sobre comida chatarra está en línea de acuerdos internacionales. Disponible en: 

https://www.paho.org/es/noticias/2-12-2012-ops-posicion-minsa-sobre-comida-chatarra-esta-linea-acuerdos-internacionales

OPS, OMS, s/f. Educación en inocuidad de alimentos: Glosario de términos.  Disponible en: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=10433:educacion-inocuidad-alimentos-glosario-terminos-inocuidad-de-alimentos&Itemid=41278&lang=es

FAO, s/f.  Glosario de Términos.  Disponible en: http://www.fao.org/docrep/014/am401s/am401s07.pdf

OPS s/f. Educación en inocuidad de alimentos: Glosario de términos.  Disponible en: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=10433:educacion-inocuidad-alimentos-glosario-terminos-inocuidad-de-alimentos&Itemid=41278&lang=es

OMS s/f. Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud.  Disponible en: https://www.who.int/dietphysicalactivity/strategy/eb11344/strategy_spanish_web.pdf

SEGOB.  DOF 2013. Norma Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación.  Disponible en: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5285372&fecha=22/01/2013

Hablemos Claro. García, C.  s/f  “El estilo de vida saludable”. Disponible en: http://hablemosclaro.org/el-estilo-de-vida-saludable/

Hablemos Claro. Basave, M.  s/f  “Etiquetado nutrimental. ¿De dónde obtenemos la información de los alimentos que consumimos?”. Disponible en: http://hablemosclaro.org/etiquetado-nutrimental-de-donde-obtenemos-la-informacion-de-los-alimentos-que-consumimos/

Etiquetas

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *