LNG y Educadora en Diabetes Daniela Velasco Sánchez

Consultora

 

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 reportó un aumento en personas de 20 años diagnosticadas con diabetes. Las 5 entidades con mayor porcentaje de padecimiento de diabetes fueron: Campeche, Tamaulipas, Hidalgo, CDMX y Nuevo León. En el 2012 se contaba un total de 6.4 millones de personas, y en el 2018, 8.6 millones de las cuales 11.4% fueron mujeres.

Esto significa que tenemos una gran población de mujeres con diabetes que están en edad reproductiva, es decir, con la posibilidad de embarazarse. Tanto la diabetes 1 como la 2 implican un mayor riesgo para la salud materna y fetal que la diabetes gestacional.

Los peligros de llevar una diabetes no controlada previa o durante un embarazo son: aborto espontáneo, anomalías fetales, preeclamsia, fallecimiento fetal, macrosomía, hipoglucemia neonatal, hiperbilirrubinemia neonatal. Además de que la diabetes durante el embarazo puede incrementar el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2 en los hijos en exqdades infantil y adulta.

Es importante cuidar tu salud tengas o no una enfermedad, pero si deseas crear una familia y padeces de diabetes es esencial seguir las siguientes recomendaciones:

  • Empezando en la pubertad y durante la edad reproductiva, debes elegir el método anticonceptivo mejor para ti y, en su debido momento, asistir a consejería preconcepcional. Esta deberá subrayar la importancia de mantener niveles de glucosa lo más cercanos a normales; idealmente una HbA1c (prueba de hemoglobina glucosilada, examen de sangre para diabetes tipo 2) <6.5% durante la etapa preconcepcional y de embriogénesis
  • La planeación será la clave para llevar un embarazo saludable y con el menor porcentaje de riesgos para la ti y el bebé
  • Durante el embarazo, si no se puede lograr una HbA1c < 6.5% y si es necesario, llegar a <7% puede evitar hipoglucemias (disminución de la cantidad normal de glucosa en la sangre)
  • Es esencial que el plan de embarazo incluya exámenes clínicos para conocer tu situación de salud preconcepcional. Entre ellos deben estar: exámenes de ojos, función tiroidea, rubéola, sífilis, hepatitis B, VIH, tipo de sangre, citología vaginal. También es importante que, como futura madre, cuentes con asesoramiento de medicamentos y vitaminas por parte de tu médico. Otros exámenes específicos que son útiles si padeces diabetes son: HbA1c (hemoglobina glucosilada), creatinina, relación albúmina-creatinina y proteinuria en orina
  • Si existiera retinopatía diabética se necesitará hacer chequeos antes, durante y después de la concepción
  • El monitoreo de la presión arterial es importante, también, y se sugiere mantenerla por debajo de 130/80mmHg. En caso de no llegar a esos niveles, una variación de entre 120-160/80-105mmHg es suficiente
  • Si padeces hipertensión crónica previa al embarazo, es importante asesorarse con su médico por si existiera un cambio de medicamento durante la gestación

Por otro lado, es necesario llevar un buen control de ganancia de peso durante el embarazo. Además, se recomienda iniciar la administración de ácido fólico 3 meses antes del embarazo a dosis de 5mg/diarios. 

Se recomienda en mujeres con diabetes tipo 1 y 2 bajas dosis de aspirina de 60-150mg/día desde el fin del primer trimestre hasta que el bebé haya nacido, para disminuir el riesgo de padecer preeclampsia; esto debe ser acordado con el médico obstetra tratante.

El doctor deberá adecuar las dosis ya sea de hipoglucemiantes o insulina dependiendo del estado de salud de la madre.

En cuanto a otros estudios, realizar ultrasonido Doppler para establecer pronóstico de bienestar fetal sólo es necesario en pacientes con hipertensión arterial, retinopatía, nefropatía, daño vascular o sospecha de restricción del crecimiento intrauterino.

La alimentación es la clave para mantener los niveles de glucosa e insulina en las pacientes que viven con diabetes y que están embarazadas. Por ello, es esencial llevar un plan de alimentación personalizado y configurado con el medicamento de uso diario para el control de glucosa y ganancia de peso.

Durante el inicio del embarazo se mejora la sensibilidad de insulina, los niveles de glucosa bajan y los requerimientos de insulina disminuyen en las mujeres con diabetes tipo 1, pero esta situación cambia rápidamente y se genera una mayor resistencia a la insulina exponencialmente durante el segundo y el principio del tercer trimestre, que se nivelan hasta el final del tercer trimestre.

Es muy importante llevar un control de las glucemias en ayuno con niveles<95 mg/dl y 1 hora postprandial <140mg/dl o 2 horas postprandial <120mg/dl (después de comer). Para ello, es crucial realizar mínimo 3 mediciones de glucemia capilar al día (ayuno, después del desayuno, después de la comida o después de la cena).

Futuras madres con diabetes tipo 1 tienen mayor riesgo de sufrir hipoglucemias en el primer trimestre, así que los familiares deben conocer las estrategias para manejar una hipoglucemia antes, durante y después del embarazo. La lactancia en mujeres con diabetes sigue siendo primordial para el bebé. Es importante conocer los niveles de glucosa durante esta fase, ya que en las madres con diabetes tipo 1 pueden ocurrir hipoglucemias durante el amamantamiento y cuando toman siestas.

La actvidad física es otro punto que ayuda durante el embarazo, se recomienda realizar actividad física aeróbica por períodos mínimos de 30 minutos con el asesoramiento y vigilancia de niveles de glucosa adecuados. Evitar el consumo de cigarros, alcohol y drogas es benéfico para cualquier mujer embarazada, pero ayuda a disminuir riesgos en quienes tienen diabetes.

Las futuras madres que cursan con diabetes tipo 1 debe tener tiras para detectar cetonas en orina, ya que el embarazo es un estado cetogénico debido a los bajos niveles de glucosa. En caso de padecer Diabetes Mellitus Gestacional durante el embarazo es necesario realizar curva de tolerancia oral de glucosa de 7 g después de 4 o 12 semanas del parto para descartar el diagnóstico de diabetes tipo 1 y 2. Repetir el examen 1 a 3 años para prevenir prediabetes en un futuro.

La diabetes es una enfermedad que puede aumentar los riesgos para la salud de la madre y del bebé, pero hay medidas que se pueden llevar a cabo para que esos riesgos se mantengan en el nivel mínimo posible. Estar atenta de cómo te sientes y tener comunicación constante con tu médico y tu familia, puede ayudar a que lleves el embarazo de una manera adecuada y feliz.

 

Bibliografía: 

American Diabetes Association. (2019, enero). Standards of Medical Care in Diabetes-2019. The Journal of Clinical an Apllied Research and Education ,42, 175-179. 2020, julio 10, De diabetes.org/diabetescare Base de datos.

Instituto Mexicano del Seguro Social. (2016). Diagnóstico y Tratamiento de la Diabetes en el embarazo-Guía de Referencia Rápida.Catálogo Maestro de Guías de Práctica Clínica IMSS-320-10.2020, Julio 10, de : imss.gob.mx/profesionales-salud/gpc y www.cenetec.salud.gob.mx/contenidos/gpc/catalogoMaestroGPC.html

 

Dejar un comentario