Dra. Janeth Margarita Ventura Sobrevilla

Escuela de Ciencias de la Salud

Universidad Autónoma de Coahuila

Miembro de la Asociación Mexicana de Ciencias de los Alimentos

Erradicar el hambre y asegurar una alimentación nutricionalmente adecuada es un derecho humano y una preocupación mundial. Por eso existe el concepto de seguridad alimentaria que garantiza el acceso a los alimentos para las personas. La Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO, por sus siglas en inglés), indica que para tener un metabolismo basal y una actividad física ligera se requiere que una persona consuma entre 1700 y 1900Kcal al día. Sin embargo, la población actual consume en promedio entre 2300 y 2800Kcal.  

Por otro lado, existe una relación muy cercana sobre la seguridad alimentaria y la desnutrición, es decir, una ingesta inadecuada o desequilibrada de calorías, proteínas, vitaminas, grasas, carbohidratos y minerales tiene un efecto sobre el desarrollo y crecimiento de los infantes, el embarazo, el desarrollo de enfermedades no transmisibles, etc.

Se estima que para el año 2050 se necesitará aumentar el 60% de la producción de los alimentos para tener una seguridad alimentaria para la población mundial, pero ¿realmente necesitamos producir esta cantidad de alimentos o bien podemos disminuir esta cifra si hacemos un consumo responsable de los alimentos?  

Cada año, se desperdicia cerca de la tercera parte de los alimentos que se producen en el mundo. La SEDESOL estima que en México se desperdicia cerca del 37% , esto representa 10 millones 431 mil toneladas de alimentos, suficientes para alimentar 7.01 millones de mexicanos. Los alimentos que más se desperdician en México son: 54.1% de pescados y sardinas, 63.3% de nopales, 57.7% de guayaba, 54.5% de mango, 53% de aguacate, 52% de plátano verde y tabasco, 45% de uva, 46% de pepino, 37-38% de leche de vaca y huevo (2). 

Además de lo antes mencionado, el desperdicio de alimentos también es un problema porque tiene un impacto ambiental. El modelo de huella de desperdicio de los alimentos fue desarrollado para  responder dos preguntas claves: 1) ¿Cuál es la magnitud de este impacto? y 2) ¿De donde provienen estos estos impactos (refiriéndose a los lugares y fases de la cadena suministro)? 

La huella de desperdicio de los alimentos se evalúa a través de 4 indicadores, tales como carbono, agua, suelo y biodiversidad (3). Ahora, hablaremos de la huella del hídrica de los desperdicios de los alimentos es de alrededor de 250Km3 (un Km3 es igual a mil millones de m3), equivalente a tres veces el volumen del lago de Ginebra (3). Otro concepto interesante es el de agua virtual, que es la cantidad de agua que se emplea de modo directo e indirecto para el realizar un producto, bien o servicio. De esta manera se considera toda el agua que se requiere para producir el alimento, que incluye el clima y las prácticas de agrícolas. 

¿Cuánta agua requerimos para producir lo que habitualmente comemos? Para producir una taza de café se requieren 140 L, 35 L para una taza de té 120 L para una copa de vino, 75 L  para un vaso de cerveza, 170 L para un vaso de jugo de naranja, 13 L para un tomate, 70 L para una manzana, 135 L para un huevo, 200 L para un vaso de leche, 50 L para una naranja, 25 L para una papa, 40 L para una rodaja de pan, 2400 L para una hamburguesa, 185 L para una bolsa de papas fritas… estos son solo algunos ejemplos.

Así que cada vez que elijas alimentos o bien que estés frente a la mesa para comer, recuerda que salvar los alimentos es salvar al planeta. Recuerda que, además de nutrir, existe un impacto ambiental serio; el mundo requiere de agua y alimentos para todos, así cuando se trata de alimentos y el agua que se requiere para llevarlos hasta la mesa.

Referencias:

  1. Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas. Disponible en http://www.fao.org/3/I9553ES/i9553es.pdf. Consultado el 21 de noviembre de 2018

2 Secretaría de Desarrollo Social. Disponible en  http://www.sedesol.gob.mx/boletinesSinHambre/Informativo_02/infografia.html. Consultado en 20 de febrero del 2019.

3 Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas. Disponible en http://www.fao.org/fileadmin/templates/nr/sustainability_pathways/docs/FAO_FWF_ES_Presentation_2_Sept_2013_ES_web.pdf. Consultado el 19 de febrero del 2019.

4 Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas. Disponible en http://www.fao.org/assets/infographics/FAO-Infographic-Virtual-Water-es.pdf.  Consultado el 20 de febrero del 2019.

Dejar un comentario