Una de las cosas más importantes de los alimentos es que sean seguros para nosotros. ¿Sabías que hay enfermedades causadas por un mal transporte de la comida?

Los alimentos que consumimos deben ser seguros para nosotros, es decir, que no nos causen enfermedades. Para que eso sea posible, es necesario que existan normas y procesos, tanto en la producción, transporte y almacenaje de los mismos.

Muchas de las enfermedades relacionadas con los alimentos son causadas por un control de calidad deficiente a la hora de transportarlos. Por ejemplo, si el pollo que compramos en el súper mercado no estuvo en refrigeración, podría estar en condiciones inapropiadas para comerlo.

Del plato a la boca, se ensucia la sopa

Este tipo de problemas se da en el camino entre que se producen, se transportan, se venden y los compramos. En esta cadena, hay muchos pasos en los que, si hay un mal manejo, se corre el riesgo de que la comida se contamine.

Existen organizaciones con reconocimiento internacional que se encargan de supervisar las reglas que se deben cumplir para garantizar la inocuidad de los alimentos. Una de ellas es la FDA (Food and Drug Administration, de los EE.UU.).

Desde el 2013, esta institución ha trabajado en el desarrollo de lineamientos de transporte de alimentos que mantengan la salubridad de estos. La intención es actualizar y alinear las prácticas de transporte para tener una guía moderna que cubra las necesidades de seguridad que se requieren.

Comida a salvo

Los requisitos que se establezcan deberán ser cubiertos por productores y transportistas. Entre los puntos críticos están la necesidad de refrigeración a temperaturas adecuadas para los alimentos, como las carnes, y la limpieza de los vehículos. Sin embargo, en los casos de transporte aéreo y marítimo, estas normas no son aplicables, ya que se rigen por otro tipo de legislación.

Además de las condiciones de higiene y de temperatura adecuada durante el transporte, las nuevas normas incluyen la capacitación correcta del personal a cargo del traslado de los alimentos, así como la implementación de registros que recopilen información extra sobre los procesos de transporte.

El viaje que tiene que hacer la comida para llegar a nuestra mesa es largo y complejo. Entre mejores sean las condiciones de higiene y de transporte, más seguro será comer esos alimentos.

Alinear las prácticas y proceso de manejo de los alimentos es necesario para poder aumentar la calidad de estos.

Fuentes:

Dejar un comentario