El aluminio es el tercer elemento más abundante en la naturaleza, así que es normal que esté presente en nuestro organismo. Pero, ¿qué cantidad de aluminio es normal e inocua?

El aluminio es uno de los metales más comunes en la naturaleza. Su uso es muy frecuente en diferentes industrias y está en el ambiente. Esto hace que algunos alimentos contengan ciertos niveles de este elemento, y cuando los comemos, ese aluminio entra en nuestro organismo.

En cantidades excesivas, el aluminio puede ocasionar o contribuir al desarrollo de ciertos padecimientos, como la enfermedad inflamatoria intestinal, que puede derivar en enfermedad de Crohn o en colitis ulcerosa. Pero, ¿cuánto es un exceso de aluminio?

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), una exposición de 1mg de aluminio por kilo de peso corporal, es una cantidad que no trae consecuencias negativas. Esto significa, por ejemplo, que si una persona pesa 60k, 60mg de aluminio no debería ser peligroso. Las cantidades que se consideran seguras de exposición al aluminio, varían de país en país. Pero, un promedio de 0.295g de aluminio en el cuerpo, se considera normal.

El aluminio en nuestro organismo

Investigadores de la Universidad de Lille, en Francia, analizaron cómo se absorbe el aluminio en nuestro cuerpo. Encontraron que el intestino tiene una barrera que hace que la absorción de este metal sea baja. Buena parte es desechado en la orina, las heces, pero sobre todo por la bilis.

Aún no se sabe por completo cómo la bilis y el hígado intervienen en la eliminación del aluminio, pero hay indicadores de que estos dos son fundamentales para evitar la acumulación del metal.

Un 2% del aluminio que entra en el organismo se va a la sangre y puede acumularse con la edad. Los científicos vieron los efectos de la acumulación de este metal, en la experimentación con ratones, tales como el aumento de colitis, pérdida de peso y la producción de algunas lesiones en el colon.

También encontraron que el aluminio mejora la actividad de la mieloperoxidasa de colon, que es una actividad antimicrobiana del intestino. El aluminio impide el crecimiento de ciertas cepas de bacterias en el intestino, lo cual desata procesos de inflamación en el colon.

La enfermedad inflamatoria intestinal se presenta principalmente en jóvenes en países industrializados (los índices son más altos en Europa del norte), y afecta a 1 de cada 1000 personas. La presencia de aluminio en el organismo es un factor para que se desarrolle este padecimiento, pero no es el único. Es una condición provocada mayormente por el tipo de dieta que se consume.

Fuentes:

Dejar un comentario