Mtra. Sol Sigal

Consultora

Hablar de nutrición me apasiona. Y si de nutrición deportiva se trata, más. Me llamo Sol Sigal y soy nutrióloga especializada en deporte.

La nutrición deportiva es un área dentro de la nutriología que tiene por objetivo evaluar el estado de nutrición de los deportistas, para otorgarles recomendaciones personalizadas que les permitan alcanzar su máximo rendimiento deportivo y mantener un adecuado estado de salud (1).

Los ultimos 20 o 30 años esta área ha crecido de manera importante, ayudando a que se formen mejores especialistas en nutrición y, con ello, mejores atletas. Gracias a la investigación sabemos más sobre las necesidades propias de cada deporte y las de cada deportista. Con base en eso, se ha generado información especializada, actual y se van conociendo las necesidades específicas para cada atleta, en cada momento de su preparación y del ciclo de entrenamiento-competencia. 

Ahora se pueden ajustar los planes de alimentación al momento que está viviendo el deportista y lograr que sus demandas fisiológicas, nutricionales y culturales se cubran lo mejor posible. Conocer estas demandas permite que la dieta aporte todo lo necesario para el bienestar físico y emocional en la vida real de cada uno de ellos. 

Los objetivos de la nutrición deportiva son (2):

  1. Satisfacer los requerimientos de energía y nutrimentos necesarios para sostener un programa de entrenamiento.
  2. Lograr mantener una composición física ideal para el tipo de competencia que se vaya a realizar. Modificar el entrenamiento y la alimentación para conseguir la constitución corporal (masa grasa y masa muscular) que sea compatible con un buen estado de salud y de rendimiento.
  3. En los deportes donde se compite por categorías de peso, se busca alcanzarlo con consecuencias mínimas sobre la salud y el rendimiento.
  4. Mejorar la adaptación y recuperación entre sesiones de entrenamiento, cubriendo todos los nutrimentos relacionados con este proceso.
  5. Recuperar combustibles energéticos y rehidratarse durante cada sesión para tener un rendimiento óptimo en cada actividad.
  6. Experimentar y ensayar estrategias nutricionales para el esfuerzo físico que se va a realizar, de modo que se puedan identificar prácticas benéficas que puedan ser ajustadas para mejorarlas. Identificar cuáles pueden generar trastornos gastrointestinales o cualquier otro malestar.
  7. Mantener un funcionamiento y salud óptimos cubriendo el aumento de necesidades de algunos nutrimentos provocado por el entrenamiento intenso.
  8. Favorecer la recuperación después del evento, particularmente durante competencias en días seguidos o programas largos.
  9. Reducir el riesgo de enfermedad y lesiones durante los periodos de entrenamiento intenso, manteniendo un organismo saludable y un equilibrio energético adecuado, y aportando los nutrimentos que se considera que ayudan al funcionamiento del sistema inmune.
  10. Tomar decisiones debidamente analizadas acerca de la utilización de suplementos y de comidas deportivas especializadas que hayan demostrado mejorar el rendimiento deportivo o que ayuden a cubrir las necesidades generadas por el entrenamiento.
  11. Alimentarse para conservar la salud a largo plazo, prestando atención a las pautas para una alimentación saludable.

Entonces, si la nutrición deportiva necesita cubrir todos estos objetivos, ¿cuáles serán las funciones del nutriólogo deportivo? (1)

  1. Evaluar las necesidades nutricionales y la práctica dietética actual.
  2. Evaluar la composición corporal (masa grasa, masa muscular, somatotipo, estado de hidratación, etc.).
  3. Interpretar análisis bioquímicos y mediciones antropométricas.
  4. Prescribir un plan de alimentación que contemple necesidades del atleta, momentos de consumo (antes, durante o después de la actividad física, viajes, concentraciones, etc.) y estrategias para minimizar riesgos de lesión, calambres y trastornos gastrointestinales.
  5. Educar al atleta para lograr mejoras a largo plazo.
  6. Colaborar con el atleta y con su equipo para que alcance sus metas.
  7. Apoyo en la identificación de patrones de alimentación no adecuados para la práctica deportiva así como de trastornos de la conducta alimentaria.

Cada una de estas funciones puede subdividirse en muchos campos de acción y estrategias específicas, pero, finalmente, todos coincidirán en un mismo punto: mejorar la vida del atleta y ayudar a que su carrera sea lo más larga posible.

Las recomendaciones de un nutriólogo especializado en deporte pueden ser la diferencia entre ganar y perder, sufrir una lesión o no, pero, sobre todo, el gran aporte será lograr que el atleta disfrute su práctica deportiva y quiera seguir haciendo ejercicio. Esa es la real importancia y el reto último de los nutriólogos deportivos.

Se dice fácil, pero no lo es. Suena romántico lograr que un atleta disfrute sus competencias gracias a tu ayuda y orientación, pero no, no es nada sencillo. No es suficiente haber atendido en consulta algunos deportistas para considerarte nutriólogo deportivo. No basta con que el nutriólogo mismo realice actividad física para que eso lo convierta en nutriólogo especialista en deporte. No es verdad que con agregar carbohidratos a la dieta, esta se vuelve para deportista. Es mucho más complejo. 

Sabemos que la experiencia no hace ciencia, así que hay que estar muy preparado, actualizado y comprometido para atender atletas y entonces poder decir que eres un nutriólogo especializado.

 

Referencias:

  1. Federación Mexicana de Nutrición Deportiva (Internet). FMND. 2019. Consultado: 13 diciembre 2019. Disponible en: http://www.fmnd.org.mx/.
  2. Burke L. Nutrición en el deporte. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2010.

Dejar un comentario