Mtra. Claudia Cristina Lara Zamora

El nutriólogo es pieza clave en la reeducación alimentaria de la población pues, conoce el proceso salud-enfermedad y la implicación de la elección alimentaria en el desarrollo de la obesidad, diabetes, hipertensión, dislipidemia y otras enfermedades que hoy aquejan a un alto porcentaje de nuestra población. Además, es conocedor de la cultura alimentaria de la región, situación que le permite ser capaz de respetarla y considerarla durante una intervención educativa.

El licenciado en nutrición tiene, entre sus áreas de especialidad profesional, la docencia o enseñanza. El proceso de enseñanza permite intercambiar y analizar información, desarrollar habilidades y cambiar actitudes que lleven al aprendizaje en una persona o comunidad (Secretaría de Salud, 2012). El aprendizaje es un cambio relativamente permanente en el conocimiento de una persona, basado en su experiencia (Mayer, 2008) pudiendo esta experiencia deberse a una instrucción o asumida como parte de la vida.

El licenciado en nutrición es capaz de diseñar procesos de instrucción que lleven a la educación de la población en materia de alimentación y nutrición, promoviendo así la capacitación de los individuos para actuar ante nuevas situaciones de la vida, preparando a las generaciones futuras para reemplazar a las adultas (Secretaría de Salud, 2012). 

La obesidad escolar, afecta al 35.6% de los niños y niñas entre 5 y 11 años, al 38.4% de los adolescentes y al 75.2% de los adultos en México (ENSANUT 2018). La evidencia actual demuestra que la población general, adultos, jóvenes y niños no cuenta con la capacitación suficiente para mantener una alimentación saludable y preservar su estado de salud, llevando a altas cifras de obesidad, diabetes y otras condiciones prevenibles. 

Por lo anterior, la presencia del nutriólogo en el sector educativo se hace cada vez más necesaria y relevante, de esta forma se pueden aprovechar los espacios escolares, donde poco más de 7 millones de niños, niñas y adolescentes pueden recibir educación alimentaria de primera mano del especialista en nutrición (INEE, 2019). El nutriólogo, además de instruir a los estudiantes, podría supervisar la aplicación del reglamento vigente en materia de expendio de alimentos y bebidas en ambientes escolares, sumando a la estrategia establecida para el combate a la obesidad en nuestro país y adecuando a la cultura alimentaria de cada región y comunidad. 

El nutriólogo es capaz de preparar a las nuevas generaciones en conocimientos, habilidades y actitudes que induzcan a estilos de vida que prevengan el desarrollo de las enfermedades sumándose al personal escolar: maestros, psicólogos y licenciados en educación física, diseñando programas integrales que modelen un ambiente promotor de salud con miras a revertir la condición actual de nuestra población.

 

Referencias:

1) Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). (2019). La educación obligatoria en México. Informe 2019. México. Recuperado el 10 de diciembre de 2019 de https://www.inee.edu.mx/medios/informe2019/stage_02/index.html

2) Mayer, R. (2008). Aprendizaje e instrucción. España: Alianza editorial.

3) Secretaría de Salud. (2012). Norma oficial mexicana, servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud alimentaria. Criterios para brindar orientación alimentaria. México.

4) Secretaría de Salud, Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) e Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). (2019). Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018. Presentación de resultados. México. Recuperado el 9 de diciembre de 2019 de https://ensanut.insp.mx/encuestas/ensanut2018/doctos/informes/ensanut_2018_presentacion_resultados.pdf

Dejar un comentario