LN. EDC. Francis Evelin Rojas Torres

Centro de Atención Integral del Paciente con Diabetes

Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición

“Salvador Zubirán”

Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos sanguíneos que llevan la sangre a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanta más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear. De ahí proviene la hipertensión arterial (HTA), la cual es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos.

La presión arterial normal en adultos es de 120mmHg cuando el corazón late (tensión sistólica) y de 80mmHg cuando el corazón se relaja (tensión diastólica). Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140mmHg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90mmHg, la presión arterial se considera elevada.

La HTA es uno de los factores de riesgo más importantes en el padecimiento de enfermedad cardiovascular, cerebrovascular y falla renal, que son importantes causas de mortalidad en México. En hombres mexicanos la prevalencia de hipertensión arterial es de 24.9% (1 de cada 5), de los cuales más de la mitad desconocían el diagnóstico.

El diagnóstico y tratamiento temprano de la HTA tiene importantes beneficios en términos de prevención de complicaciones, así como de menor riesgo de mortalidad. Por lo cual es de suma importancia que se fomente la monitorización constante de la presión arterial, ya que en la mayoría de los pacientes no se presentan síntomas que sugieran este padecimiento; sólo en algunas ocasiones se pueden presentar síntomas como dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales.

Para lograr el control de la presión arterial, además de la toma del tratamiento farmacológico indicado por el médico, es importante realizar cambios en el estilo de vida que incluyan una mejora en la alimentación y actividad física diaria.

Dentro de las recomendaciones para mejorar la alimentación se incluye disminuir el consumo de sodio y la recomendación de consumo diario puede variar de acuerdo a la edad.

Edad (años)

Menores de 50

De 51 a 70

Mayores de 70

Sodio recomendado

1,500 mg/día

1,300 mg/día

1,200 mg/ día

Si traducimos a sal de mesa, aproximadamente 4 gramos contiene 1,500mg de sodio, 3.3 gramos 1,300mg y  3 gramos 1,200mg. Sin embargo, no sólo hay que considerar la sal que agregamos a los alimentos, ya que el 80% del consumo total de sal por día se encuentra en los productos industrializados.

Algunos consejos para disminuir el consumo de sal y sodio son:

Elegir

Evitar/Limitar

  • Escoger comidas y condimentos con poca cantidad de sal.
  • Comprar vegetales frescos, congelados o enlatados sin sal añadida.
  • Consumir aves frescas, pescados y cortes de carne delgados, sin grasa
  • Preparaciones de platillos con hierbas, especias, limón, lima, vinagre o mezclas de condimentos sin sal.
  • Comenzar por reducir la cantidad de sal que habitualmente se usa a la mitad.
  • Escoger frutas y verduras frescas.
  • Carnes y pescados  enlatados, ahumados o procesados.
  • Cereales para desayuno con alto contenido de sodio
  • Alimentos curados (jamón, tocino, salchichas, etc.), alimentos enlatados en agua salada y condimentos.
  • Salsa de soya, salsa teriyaki, inglesa, cátsup y mostaza.
  • Aperitivos o botanas saladas.

Se recomienda adoptar un patrón de alimentación tipo DASH (enfoque de alimentación para detener la hipertensión), ya que diversos estudios han mostrado sus efectos en la disminución de la presión sistólica. Uno de estos estudios reportó que al implementar la dieta DASH en conjunto con la restricción de sodio se reduce una media de 20mmHg de la presión sistólica.

La dieta DASH recomienda un mayor consumo de frutas y verduras (300 a 400 gramos al día), productos lácteos bajos en grasa (leche, yogurt y quesos descremados), granos enteros o cereales integrales, pollo, pescado (al menos 2 veces por semana) y nueces, se sugiere comer proteína de origen vegetal y aceites vegetales. Además, limita la ingesta de carne roja, productos con azúcares agregados, dulces o postres y bebeidas alcohólicas.

La dieta DASH es rica en magnesio, potasio, calcio y fibra, la interacción de todos estos nutrimentos ayudan a reducir la presión arterial. Otras recomendaciones para favorecer el control de la presión arterial son:

  • Realizar ejercicio aeróbico moderado al menos 30min al día, de 5 a 7 días por semana.
  • Limitar el consumo de alcohol a 2 copas o menos por día.
  • Dejar de fumar.

La HTA es un padecimiento frecuente y poco diagnosticado en los hombres mexicanos, por lo cual es de suma importancia promover el monitoreo frecuente de la presión y, si presentan el diagnóstico, buscar el apoyo de profesionales para recibir tratamiento médico y nutricional para favorecer la mejora del estilo de vida y evitar las complicaciones que pueda traer consigo el descontrol de la presión arterial.

Bibliografía:

  • Organización Mundial de la Salud (2019). Hipertensión arterial. [Internet] Disponible en: https://www.who.int/topics/hypertension/es/
  • Instituto Nacional de Salud Pública. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 – Informe final de resultados. Salud Pública México. 2016.
  • Diagnóstico y Tratamiento de la Hipertensión Arterial en el Primer Nivel de Atención: Guía de práctica clínica: IMSS-076-08, 2014
  • Juraschek SP, Miller ER, Weaver CM, y Appel LJ. Effects of Sodium Reduction and the DASH Diet in Relation to Baseline Blood Pressure, Journal of the American College of Cardiology, Volume 70, 2017

Dejar un comentario