Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer pasa por muchos cambios. Uno de los más fuertes, quizá sea que tiene que alimentar al bebé. La frase “ahora comes por dos”, es muy cierta. Pero, ¿qué pasa si la madre no tiene los nutrimentos necesarios?

En ese caso, lo que pasa es que todos los nutrimentos que come la madre se dividen entre dos: ella y el bebé. Pero, la cosa no se reduce a que el cuerpo de la madre parta a la mitad cada nutrimento y lo reparta en partes iguales. Casi siempre, el desarrollo del bebé necesita más nutrimentos y el cuerpo de la madre, naturalmente, los destina para el bebé.

Por eso, es común que haya deficiencias de nutrimentos en las mujeres embarazadas, incluso en las que cuidan mucho su dieta. Una de las más comunes es la deficiencia de hierro que puede derivar en anemia. Afortunadamente, hay suplementos que ayudan a resolver esa deficiencia.

¿Con qué tanta frecuencia hay que tomar hierro?

Algunos estudios han comparado la efectividad de tomar suplementos de 100mg de hierro diario, una vez a la semana o 3 veces por semana, en 92 mujeres entre las 14 y 24 semanas de embarazo. A las 12 semanas de empezar la suplementación se les hicieron análisis para medir la hemoglobina, la ferritina sérica y los hematocritos. Ese monitoreo continuó durante 20 semanas.

Los resultados mostraron que había mayor riesgo de desarrollar anemia en el grupo de los suplementos semanales. En segundo lugar, en el de 3 veces por semana. De tal manera que la suplementación de hierro diaria tuvo mejores resultados.

Otros estudios reportan resultados muy similares entre la suplementación de hierro 3 veces por semana y la diaria. Pero, observaron que, en algunos casos, las mujeres que tomaban hierro diario tuvieron un aumento en la concentración de hemoglobina.

En una etapa como el embarazo donde el cuerpo de la mujer trabaja el doble para darle vida a un bebé, tener los nutrimentos adecuados se hace aún más importante. No sólo hay que cuidar las grasas, azúcares y proteínas; los minerales y vitaminas son igual de importantes para que el cuerpo de la mujer embarazada funcione bien.

De cualquier manera, antes de empezar a tomar un suplemento, es más que conveniente consultar a un médico.

 

Fuentes:

https://cmj.sljol.info/article/10.4038/cmj.v46i4.6440/galley/5045/download/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26482110

Dejar un comentario