Cuatro formas en las que los alimentos procesados hacen más fácil de vivir una vida rápida

El procesamiento de alimentos nos brinda opciones convenientes y nutritivas para que la preparación de la comida sea rápida y fácil para los individuos o familias de cualquier tamaño. Aquí hay cuatro formas en las que estos alimentos pueden ayudar:

  • Cuando el tiempo es poco, se pueden utilizar alimentos “listos para comer”, que sirven para tener la comida en la mesa en cuestión de minutos.
  • Almacenar alimentos empacados, congelados y enlatados. Esto garantiza que estén listos para cuando se necesiten (como cuando se llega tarde a casa por el trabajo o se tiene que recoger a los niños de la práctica de futbol). Estos alimentos son por lo regular más económicos también. Ejemplos incluyen verduras congeladas, frijoles y sopas enlatadas o arroz instantáneo.
  • Puedes comprar el tamaño del paquete que más te convenga, para evitar comer más de la cuenta o desperdiciar los alimentos.
  • Las innovaciones en el envasado de frutas o verduras en bolsas, y de sopas para calentarse y servirse, ayudan a que los alimentos nutritivos sean más convenientes.

Ajuste del tiempo de preparación

Los alimentos procesados ayudan a rebajarle minutos preciosos al tiempo (y a veces hasta horas) de preparación de aperitivos y comidas.

Por ejemplo, los ingredientes salteados (brócoli, zanahorias, cebollas, hierbas frescas, etc.) que normalmente pueden tardar mucho tiempo porque hay que rebanarlos y picarlos, pero esto puede lograrse en menos de 30 minutos, incluyendo la cocción. Por ejemplo, si utilizas tiras de pechuga de pollo empacadas, bolsas de brócoli pre cortado, maíz pequeño enlatado y castañas de agua en rodajas, salsa de soya baja en sodio embotellada y arroz integral instantáneo para microondas. O simplemente puedes comprar una bolsa de vegetales congelados salteados con salsa, verter en una sartén y dejarlos cocer mientras lees tu correo o ayudas a los niños en sus tareas escolares.

El desayuno puede ser muy sencillo

  • En vez de cocinar, puedes servir en un plato cereal o avena listos para comer, con leche sin grasa y chabacanos secos picados
  • Untar una capa de mantequilla de cacahuate y plátano rebanado en unos waffles congelados tostados, para una comida nutritiva y saludable en la mañana. Bañar con miel de maple para consentirte un poco más
  • Al dirigirse a la puerta de salida, puedes agarrar un envase de yogurt bajo en grasa y un cartón de jugo 100% natural para un desayuno en la oficina

¡El almuerzo está en la bolsa!

  • Los sándwiches son rápidos y pueden ser diferentes cada día gracias a la variedad de pan de caja (blanco, integral, centeno, pan amargo, etc.), carnes (pavo, jamón, carne asada, etc.) y quesos (chedar, suizo,  munster, provolone, etc.). Una capa de lechuga en bolsa pre lavada, rebanadas de jitomate y pepinillos. También puedes mezclar tus propios condimentos, utilizar mayonesa baja en grasa un día y mostaza condimentada al siguiente
  • Bolsas de una porción de manzana rebanada, zanahorias baby y papas horneadas o botanas de maíz, son muy útiles para los almuerzos
  • Lleva un paquete de garbanzo tostado, galletas saladas y fruta seca, junto con una bebida de dieta, para un refrigerio saludable

¡La cena lista!

  • Prepara una comida fácil y nutritiva con un pollo rostizado, arroz instantáneo o papas, alubias o frijoles enlatados, pan crujiente y pastel ángel con fresas congeladas, todo lo puedes encontrar listo para consumir en el supermercado
  • Calienta suficiente sopa enlatada en cuestión de minutos. Complementa con una ensalada de espinaca empaquetada mezclada con aderezo ligero embotellado y agrega unos rollos de trigo envasados
  • Para acortar el tiempo, agrega rebanadas de jitomates, frijoles enlatados o verduras congelas en las sopas, estofados, guisos y salsa de pasta, en lugar de productos frescos

¡Aperitivos rápidos!

  • Almacena productos tales como cereales, barras de granola, cajas de pasas o arándanos secos y nueces tostadas o pretzels en tu mochila, bolsa o el cajón de tu escritorio
  • Llena el refrigerador de tu oficina o casa con quesos bajos en grasas, tazones de fruta, yogurt bajo en grasas o pudín libre de azúcar

Para más información acerca de modernos procesos y producción de comida, por favor visita: www.foodinsight.org

Dejar un comentario