Dr. Rodrigo Ávila
Neurocirujano

Neurocisticercosis
Los cisticercos que se alojan en tu cerebro no provienen de la carne de puerco, sino más bien de las heces de humanos que comemos. ¿Qué? Sí, es común que algunos alimentos estén contaminados con heces humanas. Es frecuente que sean del que prepara los tacos (y otras garnachas), las papitas con chile y la fruta con limón que tanto nos gusta. La enfermedad provocada por comer carne de puerco contaminada, en cambio, se llama teniasis.
¿Cuál es la diferencia entre neurocisticercosis y teniasis?
La teniasis ocurre por ingesta de carne de puerco con cisticercos y que está pobremente cocida, y la neurocisticercosis ocurre cuando los huevos de T. sollium son ingeridos por el humano y afectan al sistema nervioso central.
Los cisticercos en el humano pueden alojarse en el parénquima cerebral, espacio subaracnoideo, ventrículos, columna vertebral o todos los anteriores.
¿Cómo es que comí heces de humano y no me di cuenta?
Debido a que es una enfermedad que predomina en países en vías de desarrollo y está relacionada con la falta de higiene, condiciones sanitarias inadecuadas y defecación al aire libre, México es considerado país endémico (¡Viva México!). Desafortunadamente, los huevos de T. solium son resistentes al medio ambiente. También están facultados para viajar en el polvo antes de llegar a tus alimentos. Las moscas y tus manos sin lavar son un vector para su diseminación. Ni el chile ni el limón son capaces de destruirlos. ¿Cuántas veces has visto a tu “sexy taquero” de los puestos ambulantes lavarse las manos? ¿A qué baño crees que va? ¿Cuántas horas permanecen la salsa y los limones a la intemperie? … Todos estos son factores de riesgo para contraer este parásito.
Permíteme explicarte el ciclo alterado de la T. sollium y cómo es que llega a tu cerebro.

 

Figura 1. Diagrama de los pasos principales del ciclo de vida de Taenia solium

Como puedes ver estamos interfiriendo en el ciclo de vida del parásito.

¿Cómo saber si tengo o no neurocisticercosis?
No hay manera de saberlo a simple vista, los cisticercos pueden permanecer asintomáticos durante largo tiempo. La barrera hematoencefálica los mantiene aislados y, además, poseen mecanismos de evasión inmune. Son conocidos como el gran imitador por la variedad de manifestaciones clínicas.
Causan síntomas por el efecto compresivo en el cerebro, por obstrucción del líquido cefalorraquídeo o por el proceso inflamatorio asociado a su degeneración.
Son la primera causa de epilepsia secundaria (o adquirida) en adultos en países en vías de desarrollo y una causa frecuente de hidrocefalia, con muy alta tasa de mortalidad. La inflamación que provocan en el sistema nervioso puede originar deterioro cognitivo y demencia.

 

 

Reflexión final
De nada serviría todo lo anterior si no te vuelves partícipe en cambiar tus hábitos. Es importante que entiendas que no es una enfermedad transmitida de animales a humanos, es de persona a persona por vía fecal-oral. La mejor manera de disminuir el riesgo de infecciones es con medidas de higiene. Mis recomendaciones son:
1.- Lávate las manos con agua y jabón después de ir al baño y antes de comer (como lo veías en la tele).
2.-Evita comer en los tacos, tortas y otros puestos de la calle; procura comer en establecimientos sujetos a inspecciones sanitarias.
3.-Desinfecta frutas y verduras.

¿Vamos por unos tacos con el “sexy taquero” o qué?
Gracias por leerme. Recuerda que hay más publicaciones igual de interesantes en este blog.
Datos de alarma en crisis convulsivas:
https://www.avineur0.com/blog/cc-banderasrojas
Primeros auxilios en crisis convulsivas:
https://www.avineur0.com/blog/crisis-convulsivas-primeros-auxilios

Bibliografía:

1.-Venkat, B., Aggarwal, N., Makhaik, S., & Sood, R. (2016). A comprehensive review of imaging findings in human cysticercosis. Japanese journal of radiology, 34(4), 241-257.
2.-Coral-Almeida, M., Gabriël, S., Abatih, E. N., Praet, N., Benitez, W., & Dorny, P. (2015). Taenia solium human cysticercosis: a systematic review of sero-epidemiological data from endemic zones around the world. PLoS neglected tropical diseases, 9(7), e0003919.
3.- Matushita, H., Pinto, F. C. G., Cardeal, D. D., & Teixeira, M. J. (2011). Hydrocephalus in neurocysticercosis. Child’s Nervous System, 27(10), 1709.
4.-Del Brutto, O. H. (2012). Neurocysticercosis: a review. The Scientific World Journal, 2012.
5.-Gupta, R. K., Kumar, R., Chawla, S., & Pradhan, S. (2002). Demonstration of scolex within calcified cysticercus cyst: its possible role in the pathogenesis of perilesional edema. Epilepsia, 43(12), 1502-1508.

Dejar un comentario