Dormir una hora después de comer pone a tu cerebro en pleno rendimiento. La siesta tiene que dejar de ser estereotipo del flojo y convertirse en una de esas cosas que tu salud necesita.

Una investigación, realizada en China, por el Dr. Junxin Li, mostró la importancia de dormirse un ratito (una hora) después de comer.

Dormir por tu bien

La siesta puede ayudar a mejorar la capacidad cognitiva de la gente. 3.000 personas de más de 65 años se sometieron a un test sencillo que consistía en dormir después de comer y luego hacer operaciones matemáticas básicas, dibujar figuras geométricas simples y responder a cuestiones personales.

Este pequeño examen lo hacían cuatro grupos clasificados en: los que no habían dormido nada, los que habían hecho siesta de menos de una hora, los que durmieron una hora y quienes hicieron su siesta más larga (mucho más de una hora).

De todas ellas, las que mejores resultados obtuvieron fueron las que durmieron alrededor de una hora. Los datos en las demás personas tuvieron puntuaciones equivalentes a las de gente 5 años mayores que ellas.

Cerebro descansado trabaja mejor

Según esta investigación, “la función cognitiva se asocia notablemente con las siestas”. De ahora en adelante, podría ser una buena política para aumentar la productividad, que en el trabajo nos dejen dormir una hora después de comer. ¿Será momento de pedir cobijitas y almohadas en la oficina? El estudio se realizó en la clínica sobre salud y envejecimiento (CHARLS) en China, y fue publicado en la revista American Geriatrics Society.

Referencia:

 

Dejar un comentario