L.en N. Griselda López Córdova

Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición

Salvador Zubirán

 

Desde que comienza noviembre, te preparas mentalmente para las festividades que se avecinan. Inicia diciembre, y sabes que estás en el mes de las fiestas, reuniones familiares y de amigos, así como las despedidas de año. Es común que en esta temporada tu rutina se vea alterada, tanto en tiempo, como en actividades, alimentación y ejercicio.

Sin embargo, debes tener en cuenta que el poder disfrutar de esta temporada no significa descuidar tu salud. Por el contrario, es una época excelente para aprender a cuidar de la salud en fechas en las que, debido a las actividades sociales, muchas veces la rutina gira en torno a los alimentos.

Por ello, a continuación, te compartimos algunos consejos que puedes tomar en cuenta para poder aprovechar el tiempo con tus seres queridos, y cuidar de tu salud.

  1. Cuida las porciones…

Es normal que, durante las fiestas, la familia quiera degustar de platillos especiales, y no es necesario que dejes de consumirlos, solo recuerda no servirte más de lo que habitualmente comes en un día. Si lo que quieres es probar “de todo un poco”, hazlo en cantidades pequeñas.

Recuerda que, ante todo, debe haber variedad y moderación en tu plato.

  1. Consume sólo lo que está en tu plato…

Evita “picar” alimentos previo a servirte. Una vez en la cena, sirve en cantidades moderadas los alimentos que deseas degustar, y consúmelos de forma lenta, masticando despacio, de forma que no te sirvas doble porción ni consumas más de un plato de comida.

Si, posterior a tu cena, aún tienes sensación de hambre, prueba consumiendo un poco más de ensalada, o bien algún platillo rico en proteínas. Evita consumir panes y/o alimentos con harinas para saciar tu hambre.

Por el contrario, si aún hay comida en tu plato y has sentido ya la saciedad, no trates de terminar los alimentos, mejor guárdalos y verás que el “recalentado” puede ser un delicioso desayuno.

  1. Más verduras…

Si la cena es de varios tiempos, elige consumir primero verduras, lo que te generará mayor sensación de saciedad. Con ello, evitarás comer “de más” los alimentos que podrían contener mayor densidad energética.

Si la cena es de un solo tiempo, trata que la mitad del plato sea de verduras y distribuye el resto con los guisados de tu elección. Recuerda consumir alimentos con aporte de proteínas y, en menor cantidad, aquellos que aporten grasa y carbohidratos en exceso.

Si te es posible, antes de la fiesta puedes averiguar si habrá platillos con verduras. Si no es así, anímate y ofrécete a llevarlos. Así lograrás cuidar tu alimentación y harás que el resto de los invitados se interesen por probar nuevos platillos, que además de ser deliciosos, aporten beneficios a su salud.

  1. Cuida lo que tomas…

Prefiere consumir agua potable durante la mayor parte de la fiesta, y reserva el vino o las bebidas azucaradas para el tiempo de comida. Aún en este momento, procura consumir como máximo 2 vasos o copas de la bebida de tu elección.

  1. El postre no es algo prohibido…

Sin embargo, es importante consumirlo en porciones pequeñas, y recuerda servirte solo una vez.

  1. Retira los platos…

Si la familia y amigos desean quedarse en la mesa, posterior a la cena, para compartir anécdotas y platicar, retira los platos y los alimentos de la mesa, evitando con ello que puedan “picar” alimentos, porque esto hace que no se mida lo que se está consumiendo.

  1. Aprovecha la música… ¡baila!

Esta temporada se presta para que el ambiente entre la familia y amigos sea cálido y agradable… así que aprovecha la música y la compañía y ¡baila! Te mantendrás activo, disfrutarás el momento y seguirás cuidando tu salud.

Además, dedícale tiempo a tus familiares y amigos, convive y platica con ellos, con lo que evitarás prestarle mucha atención a los alimentos hasta el momento de la cena.

  1. ¿Qué hay sobre el tiempo previo a la fiesta?

Recuerda que, aún cuando te encuentras en temporadas de fiesta, debes seguir cuidando tu salud, para poder darte “gustos” cuando estés en la cena familiar.

No alteres tu rutina y mantente activo realizando ejercicio como de costumbre, además de cuidar tu alimentación, mantenerte bien hidratado y cuidar tu descanso, durmiendo entre 6 y 8 horas por la noche.

El día de la fiesta, previo a la cena de Navidad o Año Nuevo, intenta llevar una alimentación rica en verduras y agua potable. Recuerda realizar una colación previo a que asistas al lugar de la reunión, lo que te permitirá estar satisfecho y cuidar tus porciones en la cena, además de evitar “picar” las botanas en gran cantidad.

Recuerda que el equilibrio y la moderación serán fundamentales en esta temporada. Lo importante es mantener un control de las porciones, variar los alimentos que se consumen, recordar la importancia de las bebidas, mantenerte activo y disfrutar de forma saludable las fiestas en compañía de las personas que le dan sentido a nuestro día a día, invitándolas a cuidarse sin excesos ni prohibiciones.

 

Referencias

  1. Fundación Cardiológica Argentina

Dejar un comentario