“Los productos de soya pueden causar cáncer.”

 

La soya pertenece a las leguminosas y por su elevado contenido de aceite se incluye en las oleaginosas junto con el cártamo, el algodón, el girasol, la aceituna y el cacahuate (Badui, 1993).

Se ha dicho que los productos de soya han sido sospechosos de causar defectos de nacimiento cuando los consumen las mujeres embarazadas o de generar problemas en el sistema reproductivo y cáncer.

Además, se dice que la soya es un engaño nutricional debido a que la soya no orgánica contiene ingredientes modificados genéticamente, los cuales han sido procesados utilizando un producto altamente tóxico conocido como hexanol. El uso de este es lo que supuestamente provoca las enfermedades mencionadas e incluso el cáncer.

En el código federal de la FDA (Food and Drug Administration de los Estados Unidos), aparece una regulación sobre el etiquetado de productos que contienen soya, que dicta que los productos con soya podrán llevar una declaración de etiquetado donde se aclare que una dieta baja en colesterol y grasas saturadas que incluyan proteína de soya, podría reducir el riesgo de padecer enfermedades coronarias (FDA, 2014).

En cuanto a los ingredientes modificados genéticamente, la FDA señala que estos han estado en nuestros alimentos por más de 20 años y son regulados por este organismo para confirmar su seguridad (FDA, 2014). El uso de ingredientes modificados genéticamente no está restringido y es generalmente reconocido como seguro (GRAS por sus siglas en inglés) (Brown, 2001).

Las propiedades de la soya

Un artículo publicado por The Journal of Perinatal Education, dice que la proteína de soya que viene de las semillas de soya, así como los productos de soya tienen varios beneficios a la salud.

La soya es una legumbre que no contiene colesterol y es baja en grasas saturadas, es el único alimento vegetal que contiene los ocho aminoácidos esenciales y también son una buena fuente de fibra, hierro, calcio, zinc y vitaminas B. Según este artículo, el consumo de productos de soya durante el embarazo es una buena alternativa a la leche regular, por su alto contenido en vitamina D.

En cuanto a enfermedades coronarias, los productos a base de soya podría reducir concentraciones del colesterol total, lipoproteínas de baja densidad (LDL) y triglicéridos, eso gracias a que los fitoestrógenos (isoflavones encontrados en productos de soya) podrían bajar el contenido de LDL y aumentar la lipoproteínas de alta densidad, según dicho artículo, el consumo de 25g de proteína de soya al día podría tener los efectos mencionados anteriormente. Inclusive la FDA ha autorizado las declaraciones de beneficios a la salud de esta. También el consumo de soya disminuye los niveles de homocisteína en la sangre, lo que la convierte en un protector contra enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, se descubrió que uno de los fitoquímicos encontrados en la soya podría reducir el riesgo de cáncer. Otros de los beneficios que este alimento aporta es que controla los niveles de glucosa postprandial (después de ingerir la comida), lo cual es muy útil para personas con obesidad y diabetes (Torres y col, 2006). Además de que es un aliado de la salud de los huesos y el corazón (Montgomery, 2003;).

Se han investigado una gran variedad de productos de soya y se encontró que traen beneficios en cuanto al LDL y los triglicéridos (Torre-Villalbazo y col, 2008). Por otra parte, estos productos podrían reducir síntomas de la menopausia y post-menopausia, así como algunas molestias causadas por la menstruación. La evidencia de estudios con humanos no mostró ningún efecto adverso, exceptuando aquellos individuos con intolerancia gastrointestinal a dicho alimento. También se ha demostrado los beneficios de los isoflavones en la reducción del riesgo de cáncer (Balk, 2005).

En cuanto al uso del solvente hexanol en la producción de soya, es necesario aclarar que este compuesto se usa para extraer las grasas de las hojuelas, mismas que pasan por una desolventización, donde el hexanol se elimina. Se ha comprobado que los efectos nocivos causados por el hexanol solo ocurren cuando se tiene contacto con grandes cantidades de este y si es mediante contacto directo, como inhalación. Por lo tanto, si llegara a quedar algún residuo de hexanol en los productos hechos a base de soya, la cantidad no es suficiente para causar enfermedades (EcuRed, 2014).

Si un consumidor prefiere evitar el consumo de productos con ingredientes modificados genéticamente, puede adquirir productos orgánicos certificados y/o buscar el sello “No OGM”. Sin embargo, la realidad es que no hay evidencia suficiente que verifique que los alimentos modificados genéticamente representen un riesgo a la salud. (Manrique, 2007)

La soya es un alimento que es aprovechado en varios productos, se utiliza como sustituto de proteínas animales y en otros productos. La soya tiene un gran número de beneficios en la salud (Ascencio y col, 2004; Trujillo y col, 2005; Torres y col, 2004). Por otro lado, no se han encontrado riesgos en cuanto a los alimentos modificados genéticamente, pero consumirlos o no es decisión del consumidor.

La soya, lejos de representar un riesgo a la salud, aporta beneficios nutritivos para la dieta de las personas.

Bibliografía

  • Ascencio C, Torres N, Isoard F, Gómez-Pérez FJ, Hernandez-Pando R, Tovar AR. Soy protein affects serum insulin and hepatic SRREBP-1 mRNA and reduces fatty liver in rats. J. Nutr 134: 522-529, 2004.
  • Badui, Salvador; Química de los Alimentos; Pearson Educación; 3ra Edición; México; 1993; p.617.
  • Balk, Ethan; Effects of Soy on Health Outcomes; 2005. Consultada:27-noviembre-2014.
  • Brown. J. Lynne; Soy Protein and Soy Isoflavones; The Pennsylvania State University; 2001. Consultada:20-noviembre-2014.
  • EcuRed, 2014. Consultada: 27-noviembre-2014.
  • FDA, 2014; FDA’s Role in Regulating Safety of GE FoodsConsultada: 20-noviembre-2014.
  • Manrique, Lydia M. Riesgos, Implicancias, y la Situación Actual de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM); 2007. Consultada: 27-noviembre-2014
  • Mongomery, Kristen S.; Soy Protein; J Perinat Educ. 2003. Consultada: 20-noviembre-2014.
  • Torre-Villalvazo Iván, Armando R. Tovar, Victoria RamosBarragán, Marco Antonio Cerbón-Cervantes, and Nimbe Torres Soy protein ameliorates metabolic abnormalities in liver and adipose tissue of rats fed a high fat diet. J. Nutr 138: 462- 468,2008.
  • Torres N, Quiroz G, Ramos V, Flores IM, Solorio Ma L, Tovar AR. Conocimiento y consumo de la soya entre los habitantes de una zona urbana. El caso del DF. Nutrición Clínica 7 (4), Pp 221- 226, 2004.
  • Torres, N. Palacios B, Noriega L, Tovar AR. Índice glicémico, índice insulinémico y carga glicémica de bebidas de soya con un contenido bajo y alto en hidratos de carbono. Rev Invest Clin, 2006, 58,487-497.
  • Trujillo J, Ramirez V, Pérez J, Torre-Villalvazo I, Torres N, Tovar AR, Múñoz R M, Uribe N, Gamba G, Bobadilla N A. Renal protection by a soy diet in obese Zucker rats is associated with restoration of nitric oxide generation. Am J Physiol Renal Physiol 288: F108-F116, 2005.

Dejar un comentario