La soya es un grano muy importante en la dieta a nivel mundial y la mayoría es transgénica. Pero eso no es un problema, al contrario.

La soya es uno de los principales granos que se beneficia de la biotecnología, ya que la mayoría es transgénica. Las modificaciones que se le han hecho la han mejorado, en términos de productividad y de seguridad para el consumidor.

La palabra “transgénico” causa reacciones muy diversas; es casi casi uno de esos temas que o lo odias o lo amas. Una de las razones por las que mucha gente no quiere tener nada que ver con los transgénicos es la falta de información que se tiene sobre ellos.

Abuelitas pro transgénicos

¿Alguna vez viste a tu abuelita amarrándole a una planta una rama de otra, para tener flores diferentes? Ese es el principio básico de los transgénicos. La diferencia es que, dentro de un centro de investigación, esos cambios son controlados y se sabe qué resultado se obtendrá.

Un organismo transgénico es el que ha sido modificado en su estructura genética, con la ayuda de genes de otra especie. Esto se hace con el fin de tener alimentos mejores(más resistentes a plagas o a climas adversos, con mayor producción o más saludables).

La ciencia dice que no hay problema

La soya es un alimento ampliamente consumido por la cantidad de proteínas que contiene. Ante las preocupaciones que algunas personas e instituciones tienen respecto de la soya, la EFSA (Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos), llevó a cabo una revisión sobre la seguridad de la soya transgénica.

Los datos obtenidos por la EFSA no dan ninguna indicación de que debamos preocuparnos por el consumo de soya transgénica. No hay evidencia de que esta ocasione daños o riesgos a la salud humana. Tampoco implica un peligro si se usan para alimentar animales destinados a consumo.

Por otro lado, se analizaron las semillas de soya transgénica, para saber si representaban un riesgo para el medio ambiente. Las conclusiones de los expertos de la EFSA señalaron que estas semillas son seguras.

Entre las cosas que se evaluaron, estaban el riesgo de que la soya provocara alergias o que las especies de soya transgénica pudieran presentar mutaciones indeseadas. Estos temores fueron descartados por las conclusiones del estudio.

La soya transgénica es tan segura como la soya producida de forma tradicional y lejos de representar un riesgo a la salud, es una opción para brindar una fuente importante de proteína, sin afectar negativamente al medio ambiente.

La técnica de mejoramiento de los alimentos con biotecnología, que da como resultado a los transgénicos y a los organismos modificados genéticamente, es una herramienta que nos ofrece la oportunidad de tener alimentos saludables y no desgastar más los recursos naturales. ¿Podríamos darles una oportunidad?

Fuentes:

 

Dejar un comentario