La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial (OMM) para mejorar la comunicación entre distintas instituciones, respecto de los temas ambientales que afectan la salud de las personas.

Existen algunos factores ambientales que aumentan el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Las principales preocupaciones sobre los factores ambientales son la contaminación del aire y los rayos UV. Médicos de todo el mundo señalaron que, en su práctica diaria, los efectos de estos sobre la salud son visibles y preocupantes.

Prevenir a la población

Una de las principales intenciones de la alianza es lograr que las agencias meteorológicas, que tienen los datos sobre los niveles de contaminación y de radiaciones UV, le den reportes a las instituciones de salud para que estas comuniquen a la población las medidas de seguridad adecuadas.

Los factores de contaminación ambiental aumentan el riesgo de desarrollar o agravar padecimientos cardiovasculares y respiratorios. Además, una exposición alta a los rayos UV es un factor de riesgo de cáncer.

Cada año, cerca de 7 millones de personas en el mundo mueren por enfermedades relacionadas con la contaminación ambiental. Es por ello que la OMS está buscando reducir lo más posible esa cifra.

Cambiar por nuestro bien

Además de cuidarnos de los efectos negativos de la contaminación ambiental, es importante que tomemos conciencia sobre las actividades que realizamos que contribuyen a esa contaminación.

Nuestra salud tiene cada vez más retos para mantenerse y estos aumentarán si no hacemos algo para reducir la contaminación. Por otro lado, el cambio climático, además de afectar los ecosistemas y a muchos animales, presenta también un riesgo para nuestra salud. Este fenómeno se hace más grave con la contaminación ambiental.

La OMM, en conjunto con la OMS, están por implementar diferentes planes para ayudar a las poblaciones de distintas partes del mundo a tomar medidas de precaución cuando los niveles de contaminación aumenten. También harán estrategias para reducir los contaminantes que generamos y otras de reducción de riesgo de daños en caso de desastres naturales.

De manera particular, cada uno de nosotros podemos contribuir a contaminar menos con acciones sencillas como: compartir el carro con otras personas, usar el transporte público o bicicletas, disminuir el uso de plásticos, reciclar y reusar los materiales que se puedan, y no tirar basura en las calles.

Controlar los riesgos para la salud, derivados de las actividades que nosotros mismos realizamos, con diferentes actividades, es algo que podemos hacer para cuidarnos. Y, de paso, estaremos contribuyendo al bienestar de nuestro medio ambiente.

 

Fuentes:

https://news.un.org/en/story/2018/05/1011071

http://www.who.int/es/news-room/detail/15-03-2016-an-estimated-12-6-million-deaths-each-year-are-attributable-to-unhealthy-environments

 

 

Dejar un comentario