Hay algunos alimentos que son famosos por aumentar el llamado colesterol bueno. Pero, ¿qué tan bueno es este colesterol?

El colesterol bueno (HDL-C) tiene la fama de ser un factor de protección contra el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares (ECV). Por ello, algunos médicos recomiendan dietas con alimentos que fomenten la producción de este colesterol, como la dieta mediterránea.

Sin embargo, estudios recientes cuestionan los efectos cardioprotectores del HDL-C. El HDL-C se consideró como un factor de protección por una asociación inversa: las personas que tenían un menor riesgo de EVC, tenían niveles más altos de HDL-C.

¿Es bueno o no tanto?

Pero, no se ha comprobado que esta relación sea de causa efecto, es decir, que un nivel alto de colesterol “bueno” cause la reducción de enfermedades cardiovasculares. ¿Cuál es, entonces, la relación entre la salud cardiovascular y el colesterol HDL-C? ¿Este colesterol, no es tan bueno después de todo?

Lo que han descubierto análisis recientes, realizados in vitro y en animales, es que lo importante del colesterol bueno no es aumentarlo sino propiciar su función. ¿Qué significa?

El colesterol bueno tiene funciones específicas, como influir en el desecho de grasas que hace el hígado. El HDL-C participa en un mecanismo que se llama “transporte reverso del colesterol”, que consiste en una serie de pasos que hacen que el colesterol vaya, a través de la sangre, desde los órganos y tejidos de la periferia hacia el hígado, donde puede ser desechado con la bilis y las heces.

Recordemos que los estudios hechos in vitro o en animales tienen un nivel de evidencia bajo, por lo que estos análisis necesitan complementarse con otro tipo de investigaciones que aporten más evidencia, antes de considerarlos concluyentes.

No es la cantidad, sino cómo funciona

Sin embargo, este estudio apunta a que lo que hay que promover no es el aumento del colesterol bueno, sino hacer que funcione de manera más eficiente. Una preocupación que han manifestado los investigadores es que no se conocen a fondo los efectos negativos que podrían tener los altos niveles de este colesterol. Es necesario hacer análisis al respecto, para encontrar el balance adecuado.

El colesterol bueno se promueve con dietas como la mediterránea y con el consumo de frutos secos y semillas. Una de las cosas que habría que averiguar es qué efecto tiene ese tipo de alimentación sobre la función del HDL-C.

La prevención de las enfermedades cardiovasculares es un tema muy importante, ya que estas son la causa número uno de muertes en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Para ello, no hay nada más conveniente que una dieta saludable y equilibrada, acompañada de un nivel adecuado de actividad física.

Las personas que, por diversas razones, no tienen acceso a un estilo de vida que funcione como previsor de ECV, tienen la alternativa de utilizar medicamentos que reduzcan las inflamaciones, la presión arterial, el estrés oxidativo y la dislipidemia –que son factores de riesgo para esos padecimientos.

Entre mayor conocimiento se tenga de las diferentes funciones de nuestro organismo, se podrán diseñar mejores intervenciones que favorezcan a la salud, ya sea a partir de medicamentos o de estilos de vida adecuados.

Fuentes:

Dejar un comentario