Dra. Arely Vergara Castañeda

Grupo de Investigación en Ciencias Básicas y Clínicas de la Salud

Facultad de Ciencias Químicas, Universidad La Salle México

 

En los últimos años, la disponibilidad de bebidas vegetales ha incrementado, tanto para aquellos que, por razones médicas, requieren otras alternativas, como para quienes las prefieren como parte de su estilo de vida.  Las podemos encontrar a base de cereales (avena, arroz, alpiste), pseudocereales (quinoa, amaranto, trigo sarraceno), semillas oleaginosas (almendra, avellana, nuez), fruta (coco) o leguminosas (soya) y sus propiedades nutricionales dependen de la fuente de donde se obtienen.

En el caso de las bebidas de soya, si bien su uso ha sido referido desde hace siglos en países asiáticos, su consumo ha aumentado notablemente desde mediados de los 90 que empezó a comercializarse en Hong Kong. Después fue adoptado en la dieta occidental por su conveniencia para aumentar el consumo diario de proteína. Cabe mencionar que las cualidades sensoriales de las bebidas de soya incluyen un interesante mouthfeel al sugerir notas cremosas y con cuerpo, e incluso una sensación de arenosidad, por la proteína de soya que contienen.

Las bebidas de soya pueden ser neutras –o las mal llamadas leche de soya- que en apariencia son similares a la leche de vaca. En su mayoría, estas están fortificadas con minerales y vitaminas (calcio, vitamina A, D, riboflavina, zinc y vitamina B12). Por otro lado, encontramos las bebidas ácidas de soya, que corresponden a mezclas con jugos de fruta. En ambos casos, su ingrediente principal, la soya, representa un producto con alto valor biológico al considerarse una fuente de proteína de buena calidad, ya que contiene ocho aminoácidos esenciales.

Además de aportar ácidos grasos poliinsaturados también es rica en calcio, hierro, zinc, fosfato, magnesio, vitaminas del complejo B y ácido fólico, así como una gran variedad de fitoquímicos (sustancias que están de manera natural en los alimentos y que tienen un efecto positivo en la salud), como las isoflavonas.

La composición aproximada de la bebida de soya se muestra en la tabla 1, considerando que esta información puede variar de acuerdo al tipo de bebida (si es saborizada, si es una mezcla con jugo de fruta, si está fortificada e incluso de acuerdo a la marca). Dado su contenido de proteína, isoflavonas, ácidos grasos poliinsaturados, fibra, vitaminas y minerales, así como por su bajo aporte de grasa saturada, el consumo de soya ha ganado especial atención por su potencial para la salud en general.

Por otro lado, la soya es atractiva para la salud cardiovascular, al sugerirse que puede contribuir a disminuir las concentraciones de colesterol total y colesterol LDL, en dos sentidos: por un lado, al reducir la capacidad del hígado para producir colesterol y, por otro, al sustituir alimentos con un mayor contenido de grasa por aquellos productos con soya.

 

Tabla 1. Información nutrimental bebida de soya

Nutrimento Contenido
Energía 98kcal
Proteína 7g
Grasa Total

Grasa saturada

Colesterol

4g

0.4g

0mg

Hidratos de carbono

Azúcares

8g

6g

Fibra 1g
Calcio 295mg
Hierro 1mg
Magnesio 38mg
Potasio 295mg
Sodio 118mg
Zinc 0.60mg

*Considerando una taza = 240ml

Fuente: USDA National Nutrient Database for Standard Reference Legacy Release. Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA)

 

La evidencia sugiere que los productos de soya son versátiles, ya que pueden incorporar vitaminas, minerales y nutracéuticos en su formulación, y pueden ser consumidos por la mayor parte de la población, favoreciendo el incremento de una dieta basada en productos vegetales.

Asimismo, estas bebidas se han reconocido por los beneficios que su consumo tiene para la salud, al considerarse convenientes y una alternativa para incrementar la ingesta adecuada de proteína, aminoácidos esenciales y otros nutrimentos.

 

Referencias:

  • Melina V, Craig W, Levin S. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: Vegetarian Diets. J Acad Nutr Diet. 2016;116:1970-80.
  • The Association of UK Dietitians. Food Fact Sheet. Soya, food and health. Disponible en: https://www.bda.uk.com/foodfacts/soya_and_health.pdf Consultada el 27 de noviembre de 2018.
  • Basic Report. Plain Soymilk. USDA National Nutrient Database for Standard Reference Legacy Release. Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Disponible en:https://ndb.nal.usda.gov/ndb/foods/show/16235?man=&lfacet=&count=&max=25&qlookup=SOYMILK&offset=&sort=default&format=Abridged&reportfmt=other&rptfrm=&ndbno=&nutrient1=&nutrient2=&nutrient3=&subset=&totCount=&measureby=&Qv=2.4&Q331159=1&Qv=1&Q331159=1 Consultado el 30 de noviembre de 2018.
  • Jenkins DJ, Mirrahimi A, Srichaikul K, et al. Soy protein reduces serum cholesterol by both intrinsic and food displacement mechanisms. J Nutr. 2010;140:2302S-11S
  • Sacks FM, Lichtenstein A, Van Horn L, Harris W, Kris-Etherton P, Winston M, American Heart Association Nutrition Comminttee. Soy protein, isoflavones and cardiovascular health. An American Heart Association Science Advisory for Professionals from the Nutrition Committee. Circulation. 2006; 113:1034-1044.
  • Vanegas Pérez LE, Restrepo Molina DA, López JH. Características de las bebidas con proteína de soya. Rev Fac Nal Agr Medellín 62(2): 5165-5175. 2009

Dejar un comentario