La fruta del monje es redonda, pequeña, verde por dentro y con una consistencia similar a la guanábana por dentro. Crece en el sur de Asia y se utiliza para hacer endulzantes bajos en calorías.

La fruta monje, llamada lo han guo, se ha utilizado por siglos en la medicina tradicional como digestivo y endulzante. Para obtener el endulzante, se eliminan las semillas y la piel, se machaca la fruta y se recolecta el jugo. Con ese jugo se obtiene un extracto que servirá para endulzar.

¡Es tan dulce!

El extracto de fruta del monje es entre 150 y 200 veces más dulce que el azúcar de mesa (sacarosa). Eso significa que, con muy poca cantidad, puedes lograr sabores dulces con la intensidad que se necesita, según lo requiera el alimento.

La fruta del monje no contiene calorías, por lo que es una buena opción para quienes quieren reducir su consumo de energía o bien de azúcar. Algunas de las personas que necesitan estas herramientas son pacientes con diabetes o quienes quieren controlar su peso corporal.

Como todos los sustitutos de azúcar, la fruta del monje puede formar parte de una alimentación adecuada y de un estilo de vida saludable. La mejor manera para asegurarte de que estás balanceando correctamente la energía que consumes y la que quemas, es consultar a un experto en nutrición.

Los endulzantes sin calorías hechos a base de la fruta del monje están aprobados como seguros para el consumo por la FDA (Federal Drug Administration, EE.UU.). Esta institución revisa que todos los ingredientes y aditivos que van a nuestros alimentos sean seguros y no causen un riesgo a nuestra salud.

Así que, ya sabes, hay muchas opciones para elegir un endulzante. ¡Fácilmente encontrarás uno que se adapte a tu estilo de vida!

 

Fuentes:

https://www.foodinsight.org/monk-fruit-natural-low-calorie-sweetener

https://www.healthline.com/health/food-nutrition/monk-fruit-vs-stevia#takeaway8

Dejar un comentario