Como muchos de ustedes ya saben, los probióticos son microorganismos que nos ayudan a tener una mejor salud. En nuestro cuerpo se alojan principalmente en el intestino y conforman la microbiota intestinal, que es lo que antes se conocía como “flora intestinal”.

La microbiota tiene un papel importante en el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune. Por otro lado, se sabe que el sistema inmune regula la salud ósea y el buen estado de los huesos. ¿Los probióticos pueden ayudarnos a tener huesos más saludables?

Probióticos para los huesos

Los probióticos, que podemos consumirlos en alimentos fermentados (yogurt, kéfir, búlgaros, etc.) o en suplementos, tienen un efecto positivo en la salud de nuestros huesos. ¿Cómo?

Si los probióticos ayudan a que el sistema inmune funcione mejor, y este sistema es el que regula la salud ósea, entonces, estos microorganismos ayudan a tener una mejor calidad de huesos.

Hay dos formas en las que los probióticos ayudan a nuestros huesos: según investigaciones recientes, el estado del sistema inmune afecta la masa ósea, es decir, la densidad de los huesos. De tal manera que, si el sistema inmune está deprimido, podría reflejarse en una disminución de la dureza de nuestros huesos. Los probióticos tienen la capacidad de “darle un empujón” a nuestro sistema inmune

Aprovechar los minerales

Por otro lado, los probióticos ayudan a que el intestino absorba de manera correcta los nutrimentos necesarios para la salud. Eso significa que aprovechar de manera adecuada las vitaminas y los minerales es más fácil si tenemos una microbiota saludable.

Específicamente, el calcio es el mineral más importante para los huesos. No sólo es necesario comer alimentos que lo contengan, sino que nuestro cuerpo sea capaz de absorberlo. La microbiota ayuda a que algunos minerales y vitaminas se absorban, y también hace que el intestino esté en buenas condiciones para aprovechar estos nutrimentos.

Por ahora, se han hecho algunos estudios en ratones que indican que suministrar probióticos de manera constante, disminuye la osteoporosis en los animales. Aún falta mostrar estos resultados en los seres humanos, pero estos avances podrían significar una nueva forma de prevenir el desgaste de los huesos.

La osteoporosis afecta a 75 millones de personas en todo el mundo y los cambios hormonales en las mujeres en etapa de menopausia, aumentan la probabilidad de tener debilitamiento en los huesos, lo que incrementa el riesgo de fracturas. Tener una absorción correcta de calcio es fundamental para una buena salud ósea.

 

Fuentes:

https://www.peertechz.com/Immunotherapy-Cancer-Research/IJICR-1-105.php

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4623939/

Dejar un comentario