Un nuevo lactobacilo podría reducir los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares. ¡Conoce sus beneficios!

Un nuevo lactobacilo podría reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares. Esta nueva cepa de lactobacilo, Lactobacillus plantarum DMDL 9010, se obtuvo de mostaza fermentada naturalmente.

Un modelo in vivo en ratas exploró los efectos de este probiótico sobre los niveles de colesterol. Los resultados mostraron que dosis de 109 unidades por día redujo significativamente el colesterol total, los niveles de colesterol LDL y el índice de aterosclerosis.

A esa dosis, el probiótico no tuvo efectos sobre los triglicéridos, pero sí hubo muestras de que el lactobacilo protegía al hígado de las ratas contra el hígado graso. Es importante recordar que el nivel de confiabilidad de estudios en modelos de animales es bajo, por lo que es necesario hacer investigaciones complementarias.

Se encontró que a dosis más altas, el lactobacilo disminuye el colesterol y aumenta la excreción de colesterol en las heces y del ácido biliar. Estos descubrimientos ponen en la mira a Lactobacillus plantarum como una herramienta más contra las enfermedades cardiovasculares derivadas de los altos niveles de colesterol y triglicéridos

Probióticos que protegen tu corazón

Otra variedad del probiótico, Lactobacillus platarum 299v, fue probada en hombres que ya estaban en tratamiento para controlar algún padecimiento relacionado con la salud cardiovascular.

Estas personas tomaron diario, durante un mes, una bebida probiótica en la que cada 90ml contiene 20 mil millones de unidades del lactobacilo. Los resultados fueron alentadores.

Después del mes, los participantes mostraron un mejor funcionamiento de la arteria braquial (que es un indicador de enfermedad cardiovascular) y una tendencia de reducción de los niveles de colesterol LDL. Además, el probiótico redujo los niveles de inflamación presentes en los hombres.

Estos datos muestran que estas cepas de lactobacilos pueden ser un aliado en la prevención y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. Una vez más, los probióticos nos dan herramientas para tener una mejor salud.

Fuentes:

Dejar un comentario