L. en N. y EDC. Héctor Infanzón Talango

Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición

“Salvador Zubirán”

 

La nutrición es una ciencia que evoluciona continuamente con base a la evidencia actual, y en la medida en que evolucionan las preocupaciones relacionadas con la alimentación y los objetivos de salud pública (incremento en la prevalencia de enfermedades como: la obesidad, las enfermedades del corazón, la diabetes, entre otras).

Para lograr un estado nutricio adecuado en los diferentes niveles de la población en México, por ley se debe hacer uso de la orientación alimentaria, misma que según la NOM-043-SSA2 2012 se define como el: “conjunto de acciones que proporcionan información básica, científicamente validada y sistematizada, tendiente a desarrollar habilidades, actitudes y prácticas relacionadas con los alimentos y la alimentación para favorecer la adopción de una dieta correcta en el ámbito individual, familiar o colectivo, tomando en cuenta las condiciones económicas, geográficas, culturales y sociales”.

Esta se da en dos niveles:

  1. Valores de referencia diarios para nutrimentos, basados ​​en extensas revisiones bibliográficas, y utilizados principalmente por profesionales de la salud. De estos valores se obtiene la Ingesta diaria recomendada (IDR).
  2. Patrones de alimentación saludables, basados en los valores de referencia diarios para nutrimentos. Estos están dirigidos al público en general. De esta infromación se determinan las porciones por grupos de alimentos recomendados, según etapa de vida.

A continuación describiremos la información con respecto a los patrones de alimentación saludable, que son de interés para el público en general.

Es importante aclarar que la orientación alimentaria hace uso de algunas representaciones visuales (pirámides, platos u otros diagramas) y guías alimentarias para informar sobre las cantidades recomendadas de los diferentes grupos de alimentos que deben incluirse, para lograr un patrón de alimentación saludable de acuerdo a las necesidades, posibilidades y gustos de cada persona.

¿Cuál es la representación visual usada en México?

La herramienta gráfica oficial se conoce como “El Plato del Bien Comer”, que permite identificar los alimentos y sus productos en tres grupos principales: verduras y frutas, cereales, y leguminosas y alimentos de origen animal. Esta va compañada de las siguientes recomendaciones:

  1. En cada una de las comidas principales (desayuno, comida y cena), incluye un alimento de cada uno de los tres grupos.
  2. Toma agua simple potable en abundancia.
  3. Consume lo menos posible de grasas, aceites, azúcar, edulcorantes y sal.
  4. Realiza tres comidas principales y dos colaciones o refrigerios.
  5. Prepara y come tus alimentos con higiene.
  6. Mantén un peso saludable.
  7. Consume los diferentes grupos de alimentos de acuerdo con tus necesidades y condiciones.

¿Cómo lograr los patrones de alimentación correctos?

Para este punto retomaremos la última recomendación para usar El Plato del Bien Comer: “Consume los diferentes grupos de alimentos de acuerdo a tus necesidades y condiciones”. Es decir, respetar las porciones de alimentos conforme a tu caso, es la clave para lograr un patrón de alimentación saludable.

Las cantidades o porciones de cada grupo de alimentos son sugerencias para los diferentes grupos de edad y no representan algo definitivo, sino, más bien, sirven como guía para la elección de los mismos. Por ello, existen las Guías alimentarias y de actividad física en contexto de sobrepeso y obesidad en la población mexicana, que establecen las porciones de alimentos con base al Sistema Mexicano de Alimentos Equivalente y los grupos de alimentos de El Plato del Bien Comer.

Grupo de alimentos Preescolares Escolares Adolescentes Adultos Adultos mayores
Verduras 2 a 3 3 3 a 4 3 3
Frutas 1.5 a 2 2 2 a 4 2.5 a 3 2
Cereales 3 a 6 6 a 7.5 7.5 a 11 8 a 9 7.5
Leguminosas 1 a 1.5 1.5 a 2 1.5 a 3 2 1.5
Alimentos de origen animal 1 a 1.5 1.5 a 3 2.5 a 3.5 3 a 3.5 2.5
Lácteos 2 2 2 2 2
Azúcares 1 a 2 2 2 a 4 2 2
Grasas 3 a 4 4 4 a 6 5 4

Seguir un patrón de alimentación saludable ayuda a prevenir problemas de salud, como la obesidad, las enfermedades del corazón, la diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Es importante cambiar nuestra forma de pensar, eliminar la palabra “dieta” de nuestro vocabulario (que es usada erróneamente) y considerar que en cada comida tenemos la oportunidad de tomar decisiones saludables.

Podemos usar una gran variedad de alimentos que se adapten a las recomendaciones del Plato del Bien Comer, a las Guías Alimentarias y, lo más importante, que se adapte a las necesidades y gustos de cada persona. Para ello es importante contar con la ayuda de un profesional de salud experto en el tema: el Nutriólogo.

Referencias bibliográficas

1) Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura (FAO) (2016). Plates, pyramids, planet. Developments in national healthy and sustainable dietary guidelines: a state of play assessment. Disponible en: http://www.fao.org/3/a-i5640e.pdf

2) NORMA Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación.

3) Academia Nacional de Medicina México. Guías alimentarias y de actividad física en contexto de sobrepeso y obesidad en la población mexicana. Documento de postura. 2015.

4) Office of Disease Prevention and Health Promotion (2017). Pautas Alimentarias para los Estadounidenses, 2015-2020. Cómo crear un patrón de alimentación. Disponible en: https://health.gov/dietaryguidelines/2015/resources/DGA_Healthy-Eating-Patterns_SP.pdf

Dejar un comentario