Además de usarse como condimento, el achiote se utiliza como un colorante de alimentos. Los colorantes son evaluados estrictamente antes de aplicarse a la comida.

¿Te imaginas comer una gelatina de mango de color blanco? Los colorantes son uno de los aditivos más importantes en los alimentos procesados, tanto por lo común de su uso, como por el peso que tienen en las decisiones del consumidor.

Un alimento procesado debe tener ciertas características para que la gente lo acepte y decida consumirlo, por ejemplo, la textura, el sabor y el color. Además debe pasar por un largo proceso de análisis antes de salir al mercado, para asegurar que es inocuo comerlo.

En el caso de los colorantes, como sucede con todos los aditivos, se evalúan constantemente para garantizar su seguridad y establecer recomendaciones de dosis de consumo. En caso de que haya dudas sobre la seguridad de un colorante, las autoridades responsables (como la COFEPRIS, la FDA o la EFSA) tienen la obligación de informarlo e incluso exigir que ese ingrediente se retire del mercado.

Cuando eso sucede, la industria de alimentos busca un sustituto seguro para el consumidor y lo vuelve a poner bajo la aprobación de esas instituciones. Por ello, los productos que están disponibles en el mercado están estrictamente regulados por las autoridades encargadas de la seguridad alimentaria.

Color achiote

El achiote es una planta originaria de América del Sur; sus frutos tienen un color rojo naranja que se utilizan como condimento y colorante. Este fruto tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e hipoglucémicas.

En una evaluación reciente realizada por la EFSA, se analizó el uso del extracto de achiote como pigmento para alimentos. Dentro de las conclusiones, se indicó que el modo de extracción del colorante podría afectar su toxicidad. Sin embargo, no encontraron motivos para recomendar que no se consuma.

La ingesta diaria admisible (IDA) de los componentes de color de los extractos de achiote se estableció en 6mg/kg de peso corporal; esto significa que si una persona pesa 70kg, podría consumir 420mg de esos compuestos del achiote al día, sin problema alguno.

Dentro de los análisis realizados por la EFSA se observó que el consumo de extractos de achiote, como colorante de diferentes productos, estaba por debajo de la IDA, por lo que la exposición actual que tiene la gente al achiote no representa un riesgo.

El estudio fue hecho con el fin de encontrar un sustituto al colorante conocido como E 160 B que actualmente está aprobado para su uso. Por otro lado, se hizo una recomendación de monitorear las impurezas que podría contener el achiote, como arsénico, plomo y mercurio, con el fin de conocer los niveles de estos y asegurar que no causen ningún problema en el futuro.

Así que podemos estar tranquilos al consumir productos que contengan colorantes derivados del achiote. Estos colorantes aparecen en el etiquetado como Anatto B, Anatto C, Anatto F y Anatto G, que corresponden a los diversos componentes de los extractos acuosos de achiote.

Fuentes:

 

Dejar un comentario