El maracuyá o fruta de la pasión tiene un sabor ácido muy carcaterístico que ahora te gustará más. ¿Sabías que lo esán estudiando por sus propiedades anticancerígenas?

La pulpa del maracuyá podría reducir las células cancerígenas hasta en un 60%, en especial su extracto acuoso-etanólico, en un análisis de 48 horas. Esto es uno de los hallazgos de la Mtra. Valentina Ramírez Maldonado, de la Universidad Nacional de Colombia.

Las pruebas también demostraron que, en su mayoría, los extractos de la fruta inducen a la necrosis, es decir, la muerte de las células dañinas.

El extracto de maracuyá también acelera un proceso llamado apoptosis, que es otra forma de muerte celular con el que el organismo puede deshacerse de las células cancerígenas.

Estos mecanismos pueden darse tanto en una fase inicial del cáncer, como en etapas progresivas. En específico, se descubrió que estos efectos suceden en el cáncer de colon.

Además, los extractos de la pulpa aumentan el estrés oxidativo de las células dañinas, anulando sus sistemas naturales de respuesta.

Deteniendo el crecimiento de las células de cáncer

“Si no mata las células, impide que se multipliquen”, señala Ramírez Maldonado. Las pruebas del laboratorio mostraron que la eficiencia de clonación de las células cancerígenas se reduce hasta un 16%.

En la fase inicial de la enfermedad, los compuestos de la fruta logran que la reproducción de células cancerígenas se detenga en la primera fase del ciclo celular. Mientras tanto, en la etapa de progresión, detiene la multiplicación en la síntesis, el último paso de la reproducción.

“Otras investigaciones ya habían probado el efecto anticancerígeno de la pulpa del maracuyá para otros tipos de cáncer, como el Carcinoma de Walker, y en células de leucemia linfocítica aguda. Pero esto no se había hecho antes para las células del cáncer de colon”, indica Ramírez.

Héroe Maracuyá

Entre los compuestos biológicos de la fruta están los flavonoides, las quinonas, los esteroles y los alcaloides que se destacan por sus actividades antitumorales y antiinflamatorias, además de ayudar a controlar la hipertensión y el colesterol.

Para el desarrollo experimental, se adaptaron en frascos las células humanas que componen las etapas inicial, de progresión y de metástasis del cáncer de colon. Con este material llevaron a cabo las diferentes pruebas con los extractos del maracuyá.

No hay que olvidar que el de colon es el cuarto tipo de cáncer que causa más morbilidad y mortalidad en el mundo, y que el 90% de los casos se asocia con una mala alimentación, y con el consumo de tabaco y licor, según la Organización Mundial de la Salud

“En ese contexto, la idea es continuar con más pruebas in vitro e in vivo, con el fin de identificar los compuestos del maracuyá con mayor actividad biológica y caracterizarlos. La pulpa podría tener un potencial para diseñar herramientas terapéuticas en el futuro”, concluye la investigadora.

El maracuyá forma parte del grupo de las pasifloras, que se caracteriza por su diversidad biológica y que incluye a otras frutas como la curuba y la granadilla.

Referencia:

 

Dejar un comentario