Los probióticos son microorganismos que ayudan al intestino y al sistema inmune a funcionar mejor. ¿Qué pueden hacer contra la diabetes?

Los probióticos han cobrado fama porque pueden ayudar a mejorar el funcionamiento del intestino y de la respuesta del sistema inmune. Ahora, se está investigando qué pueden hacer para combatir la diabetes.

La diabetes, tanto tipo 1 como la 2, son enfermedades multifactoriales. Esto significa que tienen muchas causas. Dos de los factores involucrados en el desarrollo de diabetes, son los procesos inflamatorios y el estrés oxidativo.

Los procesos inflamatorios que duran mucho tiempo o que son constantes en el organismo, pueden llegar a reducir la sensibilidad a la insulina. Esto se observa particularmente en la diabetes tipo 2, que es la que está relacionada con el estilo de vida, en especial con el tipo de dieta que se lleva y la cantidad de actividad física que se realiza.

Microorganismos dentro y fuera del intestino

Uno de los hallazgos recientes sobre personas que padecen diabetes es que su microbiota intestinal es diferente a la de quienes no tienen esa enfermedad. Siguiendo esa pista, los investigadores de diversas instituciones comenzaron a buscar cuál es la relación entre esos microorganismos y la diabetes.

Una de las cosas que encontraron fue que suministrar probióticos, es decir, consumir microorganismos buenos para la salud, reduce los procesos inflamatorios y el estrés oxidativo, y aumentan la expresión de las proteínas que protegen la pared del intestino. Estas acciones aumentan la sensibilidad a la insulina y hacen que el sistema inmune reaccione mejor.

Esto significa que los probióticos hacen que el organismo pueda aprovechar mejor la insulina que necesita para procesar los azúcares que obtenemos de la dieta y que el sistema inmune no reaccione de manera agresiva contra el propio organismo.

Estos efectos de los probióticos se han identificado en estudios en animales y en seres humanos, y se dan con Lactobacillus de diversos tipos. Es importante recordar que las investigaciones con animales tienen un nivel bajo de evidencia, por lo que es necesario realizar mayores investigaciones antes de hacer conclusiones.

Conozcamos más

Sin embargo, si estos descubrimientos se confirman, los probióticos podrían formar parte de los tratamientos para controlar la diabetes, o, incluso, como una forma de prevención de esta enfermedad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los índices de diabetes van desde un 10 a un 33% en diferentes países del mundo. Esta enfermedad crónica degenerativa causa un deterioro de la calidad de vida de quien la padece y está relacionada con factores genéticos, pero también de estilo de vida.

Las medidas de prevención conocidas hasta ahora consisten en conocer el historial médico familiar para saber si hay antecedentes de desarrollar diabetes, tener una dieta equilibrada y variada, tener control sobre el consumo de azúcares, y realizar actividad física frecuentemente.

Quizá haya factores de riesgo sobre los que no podamos tener control, pero hay otros, como el estilo de vida, en los que sí podemos ayudarnos y mejorar nuestra salud.

Fuentes:

Dejar un comentario