En el Reino Unido, beber con frecuencia se hace más común de los adultos mayores al envejecer, sobre todo entre los hombres, según un estudio de publicado en la revista de acceso abierto, BMC Medicine.

Los médicos están viendo un número creciente de casos de uso indebido de alcohol entre los adultos mayores, y este hallazgo apoya la preocupación de que las personas mayores pueden abusar del alcohol.

Los adolescentes prefieren episodios irregulares de consumo excesivo y solo beber una o dos veces a la semana, pero a medida que envejecemos, cambiamos a un patrón de consumo regular. Una proporción considerable de los hombres mayores bebe a diario o casi todos los días de la semana, mientras que la mayoría de las mujeres tienden a beber mensualmente o en ocasiones especiales.

En el Reino Unido, la mayoría de la población adulta consume alcohol y los daños relacionados con este hábito, afectan a toda la sociedad. La autora principal, la Dra. Annie Britton (UCL de Epidemiología y Salud Pública), dijo: “Es importante comprender cómo la conducta de la bebida fluctúa durante toda la vida, para identificar los grupos de alto riesgo y las tendencias con el tiempo. La investigación sobre las consecuencias de salud sobre el alcohol, necesita incorporar cambios en la conducta de la bebida durante toda la vida. La no inclusión de estas dinámicas, probablemente conduzcan a estimaciones de riesgo incorrectas”.

Este es el primer intento para armonizar los datos sobre el comportamiento de la bebida, de una amplia gama de grupos de población sobre su esperanza de vida, con medidas individuales repetidas de consumo. Los hallazgos muestran cómo la conducta de la bebida cambia con el curso de nuestras vidas, desde la adolescencia hasta la vejez y podrían ser utilizados para diseñar iniciativas de salud pública y asesoramiento para un consumo razonable.

Los investigadores analizaron tanto la cantidad promedio de alcohol consumido por semana, como la frecuencia de consumo. Los hallazgos se basan en más de 174,000 observaciones recogidas durante un periodo de 34 años, que abarca desde 1979 hasta el 2013, de los participantes nacidos en diferentes épocas.

Los patrones de consumo cambian más para los hombres que para las mujeres, pero ambos siguen un camino similar, un rápido aumento en el consumo de alcohol durante la adolescencia que lleva a un pico en la edad adulta temprana, seguida de una meseta en la mediana edad y luego un descenso en las edades más avanzadas.

En los hombres, la media de consumo de alcohol aumentó considerablemente durante la adolescencia, alcanzó un máximo de alrededor de 25 años en 20 unidades (160g) por semana, más o menos el equivalente a beber 10 pintas de cerveza (4.73litros). Esto disminuyó y se estabilizó durante la mediana edad, antes de caer a 5.10 unidades, aproximadamente 3-5 pintas (1.47 a 2.36litros) de cerveza por semana, de alrededor de 60 años. Las mujeres siguieron un patrón similar, pero llegaron a un pico más bajo de alrededor de 8.7 unidades por semana, alrededor de 4 pintas de cerveza (1.8litros).

Estudios anteriores que vinculan el consumo de alcohol con ciertos daños, normalmente utilizan solo una medida de consumo de alcohol. La Dra. Britton dijo: “Hemos demostrado que las personas cambian la forma en que consumen alcohol a medida que envejecen, y como tal, los estudios que dependen de una sola medida de consumo de alcohol, son propensos a estar sesgados. Es esencial que la naturaleza dinámica de la exposición al alcohol durante la vida útil, sea incorporada en las estimaciones de daño”.

Fuente: How drinking behaviour changes through the years – www.ucl.ac.uk

Dejar un comentario