El estudio, publicado en Food Chemistry, revela que el contenido de micronutrimentos de las comidas de bebé ya preparadas tiene “gran variabilidad” y podría contener menos de una quinta parte de la ingesta diaria recomendada de calcio, magnesio, zinc, hierro y otros minerales.

“Todas las muestras de alimentos estudiados en este trabajo contienen menos minerales esenciales que los que se esperan, de acuerdo a los valores de la INR [ingesta de nutrimentos recomendada por sus siglas en inglés] con excepción del potasio en recetas a base de carne y vegetales”, dijeron los investigadores dirigidos por la Dra. Nazanin Zand de la Universidad de Greenwich, Reino Unido.

Zand y su equipo resaltaron que sus resultados sugieren que los alimentos infantiles comerciales disponibles en el mercado del Reino Unido “no contienen los niveles mínimos de minerales necesarios para la declaración de etiquetado del contenido de micronutrimentos (Directiva 2006/125/CE de la Comisión)”.

“Esta puede ser una de las razones por la cual los fabricantes de alimentos complementarios infantiles no declaran el contenido de micronutrimentos de sus productos”, dijo Zand.

La investigadora del Reino Unido dijo que este análisis muestra la necesidad de mejorar el valor nutritivo de algunos alimentos complementarios infantiles -además de recalcar la necesidad de apegarse a la normativa que regula este tipo de alimentos para que sean “más robustos”.

Sin embargo, Zand dijo que los resultados del estudio pueden también proporcionar a la industria oportunidades y posibilidades de optimizaciones de productos y procesos, que podrían mejorar el valor nutritivo de las formulaciones.

Detalles del estudio

El equipo de investigación tomó ocho muestras de los productos disponibles en el mercado, producidos por cuatro marcas populares en el Reino Unido.

“Todas las marcas fueron representadas por dos categorías de productos: (i) a base de carne y (ii) de origen vegetal, en forma de semi-purés envasados en frascos de vidrio”, explicaron Zand y su equipo, señalando que no fueron identificados fabricantes específicos.

Sobre la investigación del contenido de micronutrimentos, el equipo encontró que los niños que recibieron un frasco de carne y un frasco de verduras más aparte 600 ml de leche de fórmula, no estarían ingiriendo suficiente calcio, magnesio, cobre y selenio. En promedio, los niveles estaban por debajo del 20% de la ingesta diaria recomendada.

“Los resultados de los análisis indican una considerable variabilidad entre las muestras con respecto al contenido de minerales que se debe a la proporción de los diferentes ingredientes que se utilizan en la composición de los alimentos”, dijeron los investigadores.

“Con referencia a las directrices, los valores INR para 6 a 9 meses de edad, todas las muestras proveyeron menos del 20% de los valores INR con excepción del potasio [que proporcionó 20%]”, agregaron.

“Es muy importante que los bebés sean destetados a partir de seis meses en adelante con un equilibrio saludable de alimentos complementarios a la leche materna o preparados de continuación, en momentos en que la lactancia materna no sea posible”, dijo el experto en nutrición.

Dejar un comentario