En el estudio, los investigadores examinaron los informes de la dieta de 12,648 niños de entre 2 y 17 años de edad, obtenidos del 2001 al 2008 como parte de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES). Se clasificó la condición de peso, basada en el percentil de peso por talla, en niños de menos de 2 años de edad o en el índice de masa corporal (IMC) para niños entre 2 y 17 años, luego se realizaron análisis estadísticos para examinar las interacciones en la categoría de edad y peso, con la ingesta de calorías.

Para muchos niños, la obesidad puede comenzar por comer más durante la infancia temprana. Luego, a medida que crecen, continúan siendo obesos sin comer más que sus pares de peso normal, dijo Asheley Cockrell Skinner, profesor asistente de pediatría en la Universidad de Carolina del Norte y autor principal del estudio. [U]na razón por la cual esto tiene sentido, es porque sabemos que los niños con sobrepeso son menos activos que los niños de peso saludable. Además, esto está a la par con otra investigación que indica que la obesidad no es una simple cuestión de personas con sobrepeso que comen más -El cuerpo es complejo en la forma en que reacciona con la cantidad de comida ingerida y la cantidad de actividad.

Estos resultados también sugieren que pueden ser necesarias diferentes estrategias para ayudar a los niños a alcanzar un peso saludable en ambos grupos de edad. Tiene sentido, para las intervenciones de la infancia temprana, centrarse específicamente en la ingesta de calorías, mientras que para los de la infancia tardía o adolescencia, el foco debe estar en aumentar la actividad física, ya que los niños con sobrepeso tienden a ser menos activos, dijo Skinner.

Fuente: www.ift.org

Dejar un comentario