Cuando tenemos una cortada o una herida, nuestro cuerpo hace lo necesario para curarse. Uno de los pasos es la coagulación. La vitamina K ayuda a que la sangre tenga la capacidad de coagular, evitando que haya hemorragias.

La vitamina K está hecha por un grupo de compuestos; los más importantes son la filoquinona (K1) y la menaquinona (K2). Para la vitamina K2 no hay una ingesta diaria determinada, porque hacen falta más estudios. Pero, para la K1 sí hay parámetros de consumo recomendados.

Para los adultos en general, se recomiendan 70μg/día, para lactantes de entre 7 y 10 meses, 12μg/día, y para adolescentes (15-17 años) 65μg/día. Estas cantidades se pueden obtener de alimentos incluidos en la dieta diaria.

La deficiencia de vitamina K es común en recién nacidos, por lo que se les administra una dosis única. Pasada esa etapa de vida, es raro que se presente una falta de este micronutrimento.

Sin embargo, hay algunas circunstancias que podrían provocar la deficiencia de la vitamina K, porque afectan la absorción de esta, como:

  • Alcoholismo
  • Tratamientos muy prolongados con antibióticos
  • Enfermedad de Crohn
  • Enfermedad celiaca
  • Desnutrición aguda

¿Suplementos o dieta?

La vitamina K, por lo general, no se administra vía suplementos, a menos que un médico especialista la recete.

La cantidad de vitamina K que necesitamos la podemos obtener de la dieta. Los alimentos que debemos consumir para ello, son:

  • Verduras de hoja verde, como la espinaca
  • Brócoli
  • Espárragos
  • Huevos
  • Carne

Pero, si tienes una condición médica que requiera tratamiento con antiplaquetarios o anticoagulantes, debes restringir el consumo frecuente de esos alimentos. La vitamina K puede tener interacciones negativas con estos medicamentos. Por ello, es importante que consultes a tu médico para que, juntos, diseñen la mejor dieta para ti.

Hay algunos indicios de que la vitamina K interviene en el mantenimiento de huesos sanos en la edad adulta, pero aún no hay estudios concluyentes que lo apoyen. Por ello, no está comprobado que ayude en el tratamiento de la osteoporosis.

Los suplementos vitamínicos son una buena opción para obtener los micronutrimentos que el organismo necesita, pero es importante que estén recetados por un experto de la salud. Y si puedes complementar con una dieta variada y balanceada, mucho mejor.

 

Fuentes:

http://www.webmd.com/vitamins-and-supplements/supplement-guide-vitamin-k#1

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.2903/j.efsa.2017.4780/epdf

 

Dejar un comentario