En la junta anual de Chicago, el Dr. Jonas Dörner de la Universidad de la Sección de Imágenes Cardiovasculares de Bonn, que está trabajando en el estudio, dijo que hasta ahora nadie había deducido los efectos exactos de las bebidas energéticas en el funcionamiento del corazón.

Además de mencionar las preocupaciones sobre los posibles efectos secundarios adversos de las bebidas energéticas en la función del corazón, especialmente en adolescentes y adultos jóvenes, Dörner dijo que había “poca o ninguna regulación” del mercado de EE.UU.

Resaltando que los niveles de cafeína en las bebidas energéticas son hasta tres veces más altos que en otras bebidas con cafeína como el café o refrescos de cola, Dörner dijo que los efectos secundarios conocidos incluyen una aceleración del ritmo cardíaco, palpitaciones, aumento de la presión arterial “y en los casos más graves, convulsiones o muerte súbita“.

‘Un pico de tensión significativamente mayor’

Dörner y sus colegas usaron imágenes por resonancia magnética cardiaca (MRI por sus siglas en inglés) para medir el efecto del consumo de bebidas energéticas en la función cardiaca en 18 voluntarios sanos, 15 hombres y tres mujeres, con una edad media de 27.5 años.

Cada sujeto fue analizado por resonancia magnética cardiaca antes de consumir una bebida energética que contenía taurina (400mg/100ml) y cafeína (32mg/100ml), y después de una hora de haber consumido la bebida.

La segunda resonancia magnética mostró un pico de tensión significativamente mayor y unos picos de tensión en la presión sistólica (medidas de ‘contractilidad’ o nivel de contracción del corazón) en el ventrículo izquierdo. Este recibe la sangre oxigenada de los pulmones y la bombea a la aorta, que la distribuye al resto del cuerpo.

Riesgos “desconocidos” para la salud a largo plazo

Dörner dijo que se necesitan más estudios para comprender cómo una mayor contractilidad cardíaca afecta las actividades diarias o el rendimiento deportivo y para descubrir también cuánto tiempo dura el efecto de la bebida.

El equipo no encontró diferencias significativas entre los valores basales y los segundos escaneos de resonancia magnética en lo que respecta a la frecuencia cardíaca de los voluntarios, la presión arterial o la cantidad de sangre expulsada por el ventrículo izquierdo.

Dörner dijo que los riesgos para la salud del corazón a largo plazo vinculados a las bebidas energéticas son desconocidos, pero advierte a los niños y las personas con arritmias cardíacas, sobre su consumo excesivo y dice que se necesitan estudios nuevos para evaluar el riesgo que representan estas bebidas combinadas con alcohol.

Fuente: Beveragedaily.com

Dejar un comentario