Un aperitivo o botana de almendras a media mañana puede disminuir la cantidad de alimentos que se consume en el almuerzo y la cena. Esto hace que sean una “opción de aperitivos para una dieta saludable”, según un nuevo estudio realizado en Inglaterra.

De acuerdo con el Consejo de Almendras de California, las almendras (que tienen cantidades considerables de proteína y fibra, 6 y 4 respectivamente, por 28.3 g) son el número uno entre las nueces en el lanzamiento de nuevas snacks o botanas en América del Norte y son los más consumidos como un aperitivo. Por lo regular se combinan con manzanas, plátanos, chocolate, ensalada y barras de granola.

Los resultados de un estudio con consumidores elaborado en el 2013 hecho por Sterling-Rice Group, sugieren que son también el número uno en cuanto a la asociación que los consumidores hacen respecto de lo nutritivas, saludables para el corazón y buenas para el control de peso que son, dijo el Consejo de Almendras.

Parte de esta sensación de bienestar ha sido impulsada, probablemente, por los estudios que destacan cómo las almendras pueden evitar la sensación de hambre. Pero las almendras también se han beneficiado de unapublicidad positiva, a raíz de investigaciones que sugieren que podemos estar exagerando acerca de su contenido calórico (al morderlas y romperlas en pedazos pequeños, algunos pasan por el sistema digestivo intactos, llevándose la energía contenida).

El nuevo estudio, realizado por científicos de Leatherhead Food Research y la Universidad de Sussex se suma a la cantidad de investigaciones existentes. “Los estudios previos sobre la respuesta aguda de las personas saludables a la ingestión de almendras, han examinado los cambios glucémicos”, escribieron los investigadores en la revista European Journal of Nutrition. “Este es el primer estudio para examinar objetivamente cómo se ve afectado dicho comportamiento.”

Impulsando la saciedad

Dirigidos por Sarah Hull, los investigadores encontraron que un efecto dependiente de la dosis de almendras en la ingestión de alimentos en el almuerzo y la cena, significó que un mayor consumo de almendras a media mañana llevó a una menor ingestión en la comida y la cena, a pesar de que la ingestión total de energía en el día no cambió.

“Este estudio indica que agregar almendras a la dieta como un aperitivo a media mañana, aumenta las respuestas de saciedad de una manera dependiente de la porción, que conduce a reducciones apropiadas en el consumo de alimentos posteriores, a fin de que la ingestión total de energía durante el día no se incremente”.

“Las almendras son densas en energía y micronutrimentos, y dentro de la categoría de la nueces son las más altas en proteínas y fibra, lo que puede explicar su alto valor de saciedad. Debido a que las almendras son nutritivas y saciantes, podrían ser consideradas como una opción de aperitivo o colación, adecuada para una dieta saludable”.

Comentarios tipo ABC

Los hallazgos del estudio fueron recibidos por el Consejo de Almendras de California, que también financió el estudio. Molly Spence, Directora Regional, América del Norte, por el Consejo de Almendras de California, dijo  “Es genial ver el resultado positivo de este estudio, el cual es consistente con otras investigaciones recientes que hemos visto sobre cómo las almendras pueden proporcionar saciedad durante todo el día, especialmente cuando se consumen como un aperitivo”.

“Y sabemos que los consumidores están conscientes de los beneficios de las almendras, porque es considerada la numero uno, ya que es saludable para el corazón y útil en el control de peso, según los encuestados en un estudio reciente realizado por el Grupo Rice Sterling [estudio de consumidores norteamericano AAU 2013, Sterling-Rice Group]. El perfil nutricional de las almendras y su efecto saciante, las convierte en una opción inteligente a la hora de la merienda que los consumidores no lamentarán tomar. Mientras haya suministro año tras año, significa que son un ingrediente en el cual los fabricantes pueden confiar. “

Detalles del estudio

Sarah Hull y sus investigadores, desde Leatherhead Food Research, reclutaron a 32 mujeres saludables y las asignaron a uno de tres grupos: con un desayuno estándar y se les pidió que consumieran 28 o 42 gramos de almendras a media mañana durante tres días. Fue seguido de dos semanas de lavado antes de pasar a una intervención diferente.

Los resultados mostraron que “la ingestión de comida y cena se redujo significativamente en una forma dependiente de la dosis en respuesta a los bocadillos de almendras”, dijeron los investigadores.

Además, se encontró que las calificaciones del apetito fueron dependiente del tiempo, suprimiendo el apetito entre la merienda y el almuerzo, pero no entre el almuerzo y la cena. Por otra parte, la supresión del apetito de la media mañana al almuerzo, también estaba relacionada con la cantidad de almendras que se consumían.

“Las almendras podrían ser una opción del aperitivo saludable, ya que sus efectos saciantes tienden a resultar en un aumento neto en la energía consumida en un día”, concluyeron.

Fuente: www.foodnavigator-usa.com

S. Hull, R. Re, L. Chambers, A. Echaniz, M.S.J. Wickham, “A mid-morning snack of almonds generates satiety and appropriate adjustment of subsequent food intake in healthy women”, European Journal of Nutrition,  doi: 10.1007/s00394-014-0759-z

Dejar un comentario