Los lácteos son una parte importante de nuestra alimentación, pero, con la edad, mucha gente deja de consumirlos. Algunas personas creen que ya no son necesarios para el crecimiento, a otras les hacen daño por intolerancia a la lactosa.

Los lácteos están muy bien para los niños y adolescentes que están aún en etapas de desarrollo y crecimiento de los huesos, principalmente. Pero, de adultos, ¿ya no necesitamos los nutrimentos presentes en los lácteos?

Primero lo primero: los lácteos nos aportan calcio, pero también vitamina D. En menor cantidad, también contienen potasio, fósforo y otros nutrimentos. La recomendación de consumo de productos lácteos en adultos es de 3 porciones al día; una buena opción es tomar los que estén reducidos en grasa, sodio y azúcares.

Huesos saludables

Conforme envejecemos, la importancia de tener los nutrimentos adecuados para nuestra salud se vuelve tan importante como cuando estamos en desarrollo. Es decir, el calcio sigue siendo esencial para la salud de nuestros huesos, en especial para las mujeres porque son más propensas a la osteoporosis.

Es común que el estilo de vida o nuestros gustos hagan que saquemos a la leche de nuestra dieta. Pero, afortunadamente, hay otras opciones como quesos y yogur. Este último, además, contiene probióticos que traen beneficios extras a nuestro organismo.

El yogur puede ser una opción adecuada para incluir en la dieta como parte de un desayuno o cena ligeros. Es importante resaltar que no todos los yogures son iguales: algunos contienen más grasa o más calorías que otros. Así que es conveniente que leas las etiquetas nutrimentales para encontrar la mejor opción para ti.

Checa las calorías

Otro punto importante es la diferencia entre el yogur natural y el de sabor que es posible que tenga más calorías. Si lo que se te antoja es comer yogur con algún cereal (como avena) o con fruta o granola, quizá sea mejor elegir un yogur bajo en grasas, de sabor natural y sin azúcar añadido, ya que la fruta y la granola contienen azúcar también. Así no incrementas tu consumo de calorías.

El yogur aporta calcio y vitamina D. El consumo de una cantidad adecuada de calcio, ayuda a los huesos y sirve también para conservar en buen estado (y en su lugar) a los dientes. La vitamina D, ayuda a la absorción correcta de calcio y es un importante aliado a la salud del corazón.

Los lácteos siguen siendo importantes en nuestra dieta. Si eres intolerante a la lactosa, hay opciones deslactosadas para ti. Si eres intolerante a la proteína de la leche (caseína), procura consultar con un médico para asegurar que estés teniendo la cantidad correcta de calcio en tu dieta o que te recete un suplemento, en caso de ser necesario.

 

Fuentes:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24695889

http://www.foodinsight.org/newsbite-dairy-yogurt-nutrition-health-benefits

 

Dejar un comentario