M.C. Hermila Reyes Morales
Ingeniería de Alimentos
Universidad Iberoamericana
Directora de Evasen

Actualmente se usan diferentes fechas en las etiquetas o en el cuerpo del envase que, a excepción de la de envasado, están determinadas según la vida útil establecida para el producto. De acuerdo al Codex Alimentarius las diferentes fechas que se pueden utilizar en las etiquetas son las siguientes:

1. Fecha de fabricación: Fecha en que el alimento se transforma en el producto descrito.

2. Fecha de envasado: Fecha en que se coloca el alimento en el envase inmediato en que se venderá finalmente.

3.- Fecha límite de venta: Consúmase antes del…

  • La fecha después de la cual el alimento no puede venderse como fresco; es la última fecha en que una tienda de menudeo debe ofrecer el producto para su venta, siempre y cuando éste haya sido almacenado y manejado adecuadamente. Pero no es el último día en que puede consumirse sin la pérdida de calidad, porque hay que dejar un margen de tiempo razonable para su uso y almacenamiento en casa.
  • La indicación “mantener en refrigeración entre 0 y 5 °C” o “mantener en lugar fresco y seco”, en los productos que lo requieran.
  • Los alimentos que precisan indicar “consúmase antes del..”, son:
    • Productos lácteos, p. e., postres hechos a base de leche
    • Productos cocinados como platos cárnicos listos para comer o bocadillos
    • Carne o pescado curado o ahumado listo para comer, como jamón de York, salmón ahumado fileteado, etc.
    • Alimentos preparados listos para comer, p. e., ensaladas vegetales
    • Pastas o masas no cocinadas o parcialmente cocinadas, como pizzas
    • Productos no cocinados, p. e., aquellos que contengan carne de vacuno, de ave o de pescado
    • Productos envasados al vacío o en atmósfera modificada como pechugas de pollo listas para preparar envasadas en atmósfera modificada

4. Fecha de duración mínima: Consumir preferentemente antes de…

  • La fecha en que, bajo determinadas condiciones de almacenamiento, se cumple el período durante el cual el producto es totalmente comercializable y en el que mantiene cuantas cualidades específicas se le atribuyan tácita o explícitamente.
  • Después de esta fecha, el alimento será comestible pero probablemente con una menor calidad.
  • Las buenas prácticas de manufactura pondrán esta fecha como un margen antes del tiempo final de la vida útil, para permitir las variaciones normales en las condiciones de almacenamiento en casa.
  • Para esta categoría se permiten las siguientes opciones de productos, con la correspondiente indicación de tiempo de consumo:
    • Los alimentos que no se puedan conservar más de tres meses “consúmase preferentemente antes de” seguido del día y del mes.
    • Los alimentos que se puedan conservar más de tres meses “consúmase preferentemente antes de” seguido del mes y del año.
    • Los alimentos que se puedan conservar más de 18 meses “consúmase preferentemente antes del final de” seguido del mes y del año o sólo del año.

5. Fecha límite de utilización, fecha límite de consumo recomendada, fecha de caducidad:

  • La fecha en que termina el período después del cual el producto, almacenado en las condiciones indicadas, no tendrá probablemente los atributos de calidad que normalmente esperan los consumidore.
  • Después de esta fecha, el alimento no se considerará comercializable.
  • Es el último día que un alimento puede ser aceptable para el uso al que fue destinado.
  • Implica que el alimento empieza a ser incomible o inseguro una vez que se ha alcanzado la fecha indicada.
  • La fecha de expiración es poco usada porque los cambios en la calidad ocurren paulatinamente, y no es posible determinar con exactitud que un producto será aceptable un día e inaceptable al siguiente.

Referencias:

  • Hough, G.; Sánchez, R.; Garbarini de Pablo, G.; Sánchez, R.G.; Calderón, S.; Giménez, A.M. and Gámbaro, A.. (2002) Consumer Acceptability Versus Trained Sensory Panel Scores of Powdered Milk Shelf-Life Defects. Journal of Dairy Science, 85(9): 1-6
  • Hough, G.; Langohr, K.; Gómez, G.; Curia A. (2003) Survival analysis applied to sensory shelf-life of foods. Journal of Food Science, 68 (1), 359-362.
  • Martínez, M.C., Mucci, A., Santa Cruz, M.J., Hough, G., Sánchez, R. 1998. Influence of temperature, fat content and package material on sensory Shelf life of commercial mayonnaise. Journal of Sensory Studies 13, 331-346.
  • Ramírez, G., Hough, G., Contarini, A. 2001. Influence of temperature and light exposure on sensory shelf life of a commercial sunflower oil. Journal of Food Quality 24, 195-204.
  • Hough, G., Sánchez, R.H., Garbarini de Pablo, G., Sánchez, R.G., Calderón Villaplana, S., Giménez, A.M., Gámbaro, A. 2002. Consumer Acceptability Versus Trained Sensory Panel Scores of Powdered Milk Shelf-Life Defects. Journal of Dairy Science 85, 2075-2080.

Dejar un comentario