Dr. Daniel Boone.

Catedrático Investigador

Escuela de Medicina UN,

Universidad Autónoma de Coahuila

Miembro de la Asociación Mexicana de Ciencias de los Alimentos (AMECA)

 

La obesidad y el sobrepeso se han convertido en uno de los principales problemas de salud pública tanto en nuestro país como en el mundo. Es bien sabido que el exceso de peso es un factor importante para el desarrollo de enfermedades no transmisibles (ENT), como las enfermedades cardiovasculares, una de las principales causas de muerte en México y en el mundo.

Los padecimientos cardiovasculares tienen una gran probabilidad de empeorar por las complicaciones que suelen desarrollarse, entre ellas las dislipidemias que están dentro de los 8 principales factores de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Las dislipidemias son niveles elevados de triglicéridos y/o colesterol en sangre y han significado un problema de salud pública desde 1988 como lo evidenció la Encuesta Nacional Seroepidemiológica de ese año. Aunque se conoce que las dislipidemias pueden tener su origen en la genética que cada persona hereda de su familia (dislipidemias primarias) existen factores ambientales que pueden ayudar a su aparición como hábitos alimenticios desbalanceados, la falta de actividad física, el consumo de algunos fármacos y el tabaquismo (dislipidemias secundarias). A través de los años, México ha llevado a cabo varias estrategias para combatir las ENT, la obesidad, el sobrepeso y las dislipidemias. Desde su adición a la Estrategia Mundial sobre Alimentación Saludable, Actividad Física y Salud de la Organización Mundial de la Salud en el 2004 hasta el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, la mayor parte de estos esfuerzos han radicado en una concientización de la población sobre la importante influencia de la dieta sobre la salud en general.

 

Por otro lado, el desarrollo científico y tecnológico en las áreas de la tecnología, ciencia y biotecnología de los alimentos, así como de la nutrición y la nutrigenómica han ofrecido a la población diferentes opciones con las cuales complementar su alimentación a la hora de buscar una dieta más saludable, más balanceada y más rica en nutrimentos; incluso algunas veces con la presencia de compuestos que, además de nutrir, pueden presentar beneficios adicionales para la salud.

 

La soya ha sido relacionada a muchos beneficios potenciales para la salud, los cuales se relacionan a sus proteínas y a otros compuestos contenidos en este grano como las isoflavonas. Las isoflavonas son compuestos químicos que tienen una estructura similar a los estrógenos, aunque no provocan los mismos efectos en el organismo. Existen estudios científicos que han demostrado las propiedades de la soya para disminuir los niveles en sangre de colesterol total,  las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y los triglicéridos ayudando a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, efecto que es más notorio en persona con lípidos altos y en mujeres postmenopáusicas. Por otro lado, también existe evidencia de que el consumo de soya puede mejorar el nivel de glucosa en la sangre y disminuir la resistencia a la insulina que presentan las personas con diabetes o síndrome metabólico.

 

A fin de cuentas, la soya y sus derivados han sido utilizados como una opción saludable para reemplazar fuentes tradicionales de proteína, así como para mejorar el perfil de lípidos de una persona sin comprometer otros aspectos del metabolismo, como la glucosa en sangre.

 

 

Referencias.

Amiot, M.J., Riva, C., Vinet, A., 2016. Effects of dietary polyphenols on metabolic syndrome features in humans: A systematic review. Obes. Rev. 17, 573–586. doi:10.1111/obr.12409

Barquera, S., Campos-Nonato, I., Aguilar-Salinas, C.A., 2009. Epidemiología de las dislipidemias en México, 1st ed, Dislipidemias: epidemiología, evaluación, adherencia y tratamiento. Instituto Nacional de Salud Pública, Ciudad de México.

Jayachandran, M., Xu, B., 2019. An insight into the health benefits of fermented soy products. Food Chem. 271, 362–371. doi:10.1016/j.foodchem.2018.07.158

Robberecht, H., De Bruyne, T., Hermans, N., 2018. Biomarkers of the metabolic syndrome: influence of selected foodstuffs, containing bioactive components. Phytochem. Rev. 17, 351–377. doi:10.1007/s11101-017-9538-9

Torres-Torres, N., Tovar-Palacios, A., 2009. La historia del uso de la soya en México, su valor nutricional y su efecto en la salud. Salud Publica Mex. 51, 246–254. doi:10.1556/AAgr.49.2001.2.10

 

Dejar un comentario