La obesidad infantil es un problema que nos preocupa a todos porque afecta a lo más preciado para la sociedad: los niños. Afortunadamente, parece haber buenas noticias.

El problema de la obesidad se ha desatado en casi todo el mundo. Y desde que se volvió una epidemia, distintas instituciones han intentado diferentes estrategias para reducir el impactoque esta enfermedad tiene sobre las personas, en especial sobre los niños.

El Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), están monitoreando los resultados de algunos programas diseñados para reducir los índices de obesidad infantil. Esto es lo que se ha logrado:

Poco a poco

La obesidad infantil disminuyó en niños hispanos, blancos no hispanos, de color no hispanos y en nativos de la zona de Alaska. Estos datos son de EE.UU., pero es importante ver cómo lograron esa baja en la obesidad infantil.

Por un lado, se desarrolló un programa enfocado a mujeres y niños, que se apega a las Guías de Alimentación y a las recomendaciones dietarias de la Academia de Pediatría.

Además, a nivel local, estatal y nacional, hay iniciativas que tratan de aminorar el problema de la obesidad. Paralelamente, programas que impulsan al movimiento de los ciudadanos y de sus familiares, fueron puestos en marcha.

En la obesidad intervienen muchos factores diferentes

Es importante señalar que, dado que la obesidad es un problema multifactorial, se necesitan estrategias múltiples para atacarla.

Uno de los datos más alarmantes alrededor de la obesidad infantil es que afecta más a los niños de clases económicamente bajas. Esto hace que las familias tengan menos recursos a su alcance para lograr cambios favorables en los más pequeños.

En México, las encuestas de salud muestran, desde 2006, un aumento en la obesidad infantil. Casi el 10% de los jóvenes de 15 años son obesos y más del 30% tienen sobrepeso. Estas son cifras de hace 10 años, hoy, nuestro país ocupa el primer lugar en obesidad infantil, según los datos de UNICEF.

Este problema de salud no solo tiene efectos en la infancia, sobre la salud y autoestima de los niños, también les trae problemas metabólicos que pueden permanecer hasta la edad adulta.

Es necesario que se tomen acciones que abarquen el problema de la obesidad infantil desde varios ángulos para poder detener su crecimiento, sin olvidar que se trata de un problema multifactorial.

Fuentes:

Dejar un comentario