A pesar de su propia evaluación positiva en la salud casi la mitad de los adultos estadounidenses (104 millones) reconocen la necesidad de cambiar su dieta, a fin de mejorar la salud general de su vida, muestra un estudio de mercado publicado recientemente sobre alimentos y bebidas.

De acuerdo con el reporte del “Mercado de los Alimentos Funcionales” el 55% de los 1,921 adultos estadounidenses encuestados define una alimentación saludable en términos de agregar o sacar algo de su dieta. Un 26% de ellos dijo que “agregar algo a la dieta” contribuye a tener una alimentación saludable y el 19% restante considera que “sacar algo” de la dieta es lo que lleva a mejorarla.

Hacer dieta, que tradicionalmente constituye dejar de comer algo, no es la solución a ciertos problemas de salud, ni el método de control de peso que alguna vez fue idealizado por los adultos de Estados Unidos. Al término del año 2011 el 21% de los adultos afirmaron estar en una dieta, cifra por debajo del 24% que se reportaba en el 2004. Según el informe, tanto adultos como niños estadounidenses dijeron que una solución más fácil sería añadir algo a la dieta, por ejemplo, la toma vitaminas. Esto indica que el uso de los suplementos va en aumento entre niños y adultos. Otra forma en que los consumidores estadounidenses están agregando algo a sus dietas es con comidas y bebidas funcionales; un tercio de los adultos, casi 80 millones, presentan un fuerte interés en los alimentos y bebidas funcionales, y uno de cada cuatro adultos ya está utilizando un alimento o bebida funcional al menos una vez al día.

Existe una gran oportunidad para aumentar el uso de los productos funcionales entre los adultos y los adolescentes, que han probado los productos funcionales en algún momento, pero no los están utilizando a diario, dijo Darren Seifer, analista de NPD Beverage Industry. Si los 118 millones de adultos, pudieran ser alentados a incluir sólo un alimento o bebida funcional más en su dieta cada semana, se traduciría en un aumento de más de 6 mil millones de ingestas cada año.

Fuente: www.ift.org

Dejar un comentario