Desde anuncios empresariales hasta informes de Gobierno, hay más atención que nunca en el uso de antibióticos en los animales, los diferentes tipos de antibióticos y todo lo que los productores y la Federal Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos están haciendo para mantener la salud humana y animal.

Hay una gran cantidad de términos que vuelan alrededor del tema de los antibióticos y su relación con los animales. Justin G. Bergeron, BVMS en Salud Pública Veterinaria y Medicina Preventiva, Residente de la Universidad de Minnesota Centro de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (CAHFS), comenta lo siguiente:

¿Qué quieren decir los medios cuando dicen “antibióticos humanos”?

Los antibióticos funcionan contra las bacterias, independientemente de si el cuerpo que la bacteria está afectando es de un ser humano o de un animal. Algunos antibióticos son mejores para los seres humanos y algunos son mejores para los animales. Esto es, en parte, debido a los diferentes efectos secundarios que un antibiótico puede tener en diferentes especies. Muchos antibióticos pueden ser tóxicos para el ser humano o animal que los está tomando, porque afectan a algunos órganos y tejidos, así como a las bacterias para los que fueron diseñados. Por eso, algunos antibióticos están etiquetados como “solo para perros” o “solo para el consumo humano”. Otros antibióticos funcionan bien en muchas especies y se puede utilizar en diferentes dosis para combatir el mismo tipo de enfermedades. Por ejemplo: perros, caballos, cobayas y seres humanos, pueden tomar doxiciclina.

Nota: Menos de uno por ciento (0.3%) de los antibióticos veterinarios, son del mismo tipo de los que se usan en la medicina humana y solo se utilizan para el tratamiento de la enfermedad específica para la que están hechos.

¿Cuáles son los diferentes tipos de antibióticos?

Los antibióticos se dividen en diferentes clases, con base en la forma en que interactúan con las bacterias que tratan. Conforme la ciencia ha avanzado, hemos sido capaces de encontrar más y más clases de antibióticos, por lo que ahora hay más de una docena de ellos. Algunas de las clases anteriores de antibióticos se han mejorado y ahora tienen nuevas generaciones.

Dentro de cada clase de antibióticos, muchas veces hay diferentes antibióticos individuales. Los que están dentro de la misma clase, tienen más o menos el mismo método de acción (la forma en que matan o someten a las bacterias), se especializan en diferentes bacterias y en diferentes lugares del cuerpo.

La clave para la utilización de antibióticos de manera eficaz y sostenible es saber cuál funciona mejor en el organismo causante de la enfermedad, que el cuerpo está tratando de combatir. Esto es lo que significa ser un mayordomo de antibióticos: elegir selectivamente el antibiótico adecuado para el control de la enfermedad específica contra la que se está luchando.

¿Qué significa que los antibióticos sean “médicamente importantes en los seres humanos” y cuál es la importancia de la eliminación gradual de su uso en animales, desde una perspectiva de seguridad alimentaria?

Los antibióticos que se consideran “de importancia médica en seres humanos” son antibióticos que, si un gran número de bacterias se hiciera resistente a ellos, representan un riesgo para la salud pública.

La Federal Drug Administration (FDA) ha proporcionado orientación sobre la eliminación gradual de los antibióticos “médicamente importantes” de los animales utilizados para los alimentos. Estos medicamentos se consideran importantes porque también se utilizan para tratar enfermedades humanas de forma rutinaria. Por la eliminación del uso diario de estos antibióticos específicos, hay menos oportunidades para que las bacterias en los animales que desarrollen resistencia a los antibióticos.

¿Qué es lo que los consumidores necesitan saber sobre el uso de antibióticos en la producción de alimentos?

Hay que recordar que los antibióticos son importantes para la salud de un animal y su bienestar. Cuando los seres humanos están enfermos, tenemos que darles la medicación adecuada para que mejoren. Los animales tienen esa misma necesidad. Los animales no son superhéroes, de vez en cuando se enferman y se lastiman, al igual que nosotros. En estos casos, es importante tratarlos; esto incluye darles antibióticos apropiadamente, si fuera necesario.

Entonces, los animales que dan leche y carne, son retenidos desde el sistema de alimentos hasta que los antibióticos han sido despejados totalmente de sus sistemas.

¿Por qué son importantes los antibióticos para el sistema alimentario, y cuál sería el futuro del uso de antibióticos en las granjas?

Los antibióticos son cruciales para el sistema alimentario, ya que nos permiten mantener sanos a los animales. Sin animales sanos, no habría suficientes alimentos para satisfacer nuestras necesidades.

Creo que el futuro de los antibióticos en las granjas evolucionará a una forma más madura en su administración, que la que actualmente estamos practicando. Creo que se identificarán más bacterias en las granjas. Esta identificación será en conjunto con la mejora continua de la cría de animales, para reducir la cantidad global de antibióticos necesarios.

¿Cómo ha utilizado la agricultura la innovación y los avances en la mejora de la administración de antibióticos?

Ha habido grandes avances para mejorar la administración de antibióticos. Estamos continuamente identificando las condiciones más comunes que causan las bacterias. Una vez que se identifica la bacteria, entonces puede ser utilizado el antibiótico adecuado. También estamos identificando con frecuencia las bacterias exactas que causan una enfermedad e incluso, localizando exactamente qué antibiótico es mejor en ese caso concreto.

Además, estamos reduciendo la cantidad total de los antibióticos utilizados por cambiar nuestras prácticas de producción. Se ha dedicado mucho trabajo para manejar y albergar animales, y así reducir el nivel de enfermedades encontradas en nuestros animales de producción. Este esfuerzo ha estado pagando dividendos al reducir significativamente los problemas de enfermedades recurrentes. Por ejemplo, al cambiar la organización del establo y el tipo de “camas” para las vacas lecheras, se puede reducir el número de casos de mastitis en la manada. Esto reducirá el número de veces que hay que usar antibióticos para tratarla.

Fuente: www.eufic.org

Dejar un comentario