Llevas un estilo de vida adecuado para ti? ¿Tienes hábitos que impactan positivamente a tu salud? ¿Qué es un estilo de vida saludable?

¿Has oído frases como “la comida es amor” o “no está gordito, está llenito de amor”? Comer es una actividad esencial para nuestra vida, si no comemos, nos morimos. Además, cocinar para alguien puede ser una señal de que nos importa su bienestar.

Las mamás alimentan a sus hijos porque quieren verlos fuertes, sanos y preparados para cada día. Pero, ¿qué pasa cuando la comida se da en exceso o no tiene los elementos necesarios para ser saludable?

El estilo de vida es salud

Actualmente, se vive una crisis de salud que prácticamente se extiende por todo el mundo. Algunos de los problemas de salud más preocupantes tienen que ver con el estilo de vida; por ejemplo, la obesidad o la diabetes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que es una institución dedicada a monitorear, analizar y hacer recomendaciones para mejorar la salud de la población del mundo, ha hecho una serie de sugerencias que ayudan a mejorar el estilo de vida de las personas. Algunas son:

  1. Comer una dieta saludable, que sea variada, equilibrada e inocua
  2. Tener actividad física diario, la que quieras
  3. Vacunarse
  4. No consumir tabaco
  5. Evitar o minimizar el consumo de alcohol
  6. Manejar el estrés adecuadamente
  7. Tener buena higiene personal
  8. Practicar sexo seguro
  9. Hacerte chequeos de salud periódicamente
  10. Alimentar con lactancia a los bebés de hasta 1 año de edad

No todas estas recomendaciones tienen que ver con la alimentación, pero sí con tener un estilo de vida mejor. La dieta forma parte de una red de actividades que mantienen a nuestro cuerpo más o menos saludable. Junto con esta, se encuentran la actividad física, el uso correcto de medicamentos, el manejo del estrés, descansar adecuadamente, etc.

¿Prevención o riesgo?

En el caso de padecimientos como la obesidad y la diabetes, hay enfermedades derivadas que pueden afectar al metabolismo, al corazón, la movilidad y la autoestima. En casos extremos, pueden llegar a ser fatales.

Si bien es cierto que hay diversos factores para que se presenten estas enfermedades, el tipo de vida que llevamos puede ser un factor de prevención o uno que agrave la salud. La OMS señala que los malos hábitos de alimentación y la poca actividad física son los factores de riesgo más importantes para la salud.

Estas enfermedades no sólo afectan seriamente la calidad de vida de las personas que las padecen, sino que, además, se están convirtiendo en un problema que puede llevar al colapso de los sistemas de salud de los gobiernos.

Es por eso que es importante voltear a ver el tipo de vida que llevamos y veamos qué áreas pueden mejorar. Modificar nuestro estilo de vida no tiene que ser un giro de 180o, podemos empezar con pequeños pasos.

Los cambios que duran más, son aquellos que se hacen poco a poco y que nacen de una necesidad de mejorar. Si somos conscientes de lo que necesitamos mejorar, será más fácil tomar la decisión de cambiar. No siempre podemos darnos cuenta por nosotros mismos, y está bien pedir ayuda a un profesional que nos oriente y nos acompañe en el proceso de cambio.

¿Qué obtengo si tengo una mejor dieta?

Una dieta saludable combate la malnutrición y es un modo de prevención de enfermedades crónicas y cardiacas. Además de acompañar la alimentación correcta con actividad física, la OMS aconseja reducir el consumo de azúcares a menos del 10% del total de energía que obtenemos de la dieta y mantener una ingesta baja de sal (5g por día).

Otras recomendaciones son reducir el consumo de grasas, comer al menos 400g de frutas y hortalizas al diario, incluir semillas, cereales integrales y leguminosas (frijol, garbanzo, soya) en tus platillos. Recuerda que entre más variada sea tu dieta, es decir, más colorida, es más probable que estés consumiendo una diversidad adecuada de nutrimentos.

Un estilo de vida adecuado puede ser una clave fundamental que haga la diferencia en la calidad de vida que tenemos y en nuestra salud. La comida es amor solamente si te hace bien.

Fuentes:

Dejar un comentario