Consumir proteínas de buena calidad es importante para que el músculo se recupere y tenga buen rendimiento cuando haces ejercicio de resistencia.

Cuando hacemos ejercicio de resistencia, el músculo gasta proteínas. Por ello, es importante que le demos la cantidad y calidad de proteínas que necesita para crecer y para recuperarse después del ejercicio.

El tipo de alimento que consumamos dentro de las 24 a 48 horas después del ejercicio va a ser clave para el crecimiento del músculo. Esto se debe a la manera en que el cuerpo metaboliza las proteínas y a la interacción del alimento con ese metabolismo.

Equilibrio de proteínas

En ese sentido, es esencial mantener un equilibrio entre las proteínas que se sintetizan durante el ejercicio y las proteínas que le damos al organismo, que tienen que ser suficientes para el rendimiento de la actividad física y además permitir la recuperación después de esta.

Los suplementos de proteína se han vuelto muy populares entre las personas que van a gimnasios regularmente o que han adoptado un estilo de vida que incluye ejercicio de resistencia.

Estos suplementos se usan con el fin de aumentar masa muscular, pero también para mejorar la recuperación del músculo. Cuando hacemos ejercicio de resistencia, el músculo se desgasta por la misma actividad y es muy importante darle elementos que le permitan recuperarse adecuadamente.

Cuando practicamos ejercicio con frecuencia, es probable que el músculo se vea afectado. El grado de afectación del músculo depende de varios factores: el tipo de ejercicio y la frecuencia, la edad, género y condiciones de salud de la persona.

La calidad es lo que cuenta

Por lo general se analiza la cantidad de proteína que se requiere para la recuperación y un mejor rendimiento del músculo, pero la calidad de esa proteína es mucho más importante.

En el caso de la hipertrofia muscular, que es el crecimiento del músculo, la proteína de alta calidad tiene un impacto significativamente mayor que la de baja calidad. Es decir, la proteína de buena calidad hace que el músculo crezca más.

Hay hormonas que intervienen en el proceso de crecimiento del músculo, como la testosterona y la insulina. Esta última, inhibe la degradación de proteínas después del ejercicio. De hecho, se siguen haciendo estudios para descifrar cuál es la relación entre estas hormonas y el desarrollo del músculo.

Recuerda que al tener una rutina de ejercicio es importante que la acompañes con una dieta adecuada al esfuerzo que le exiges a tu cuerpo.

Fuentes:

 

Dejar un comentario