Dirigido por Lucas Pryor de la Universidad de Connecticut, EE.UU., el equipo investigó los efectos de la suplementación con betaína en el rendimiento en ciclismo de sprint, utilizando un suplemento comercial en una bebida experimental deportiva.

En la revista de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva (Journal of the International Society of Sports Nutrition) Pryor y sus colegas, del Colegio Ithaca y Nutrición y Salud DuPont, revelaron que una semana después de la administración de suplementos de betaína, aumentó el pico y la potencia anaeróbica promedio en aproximadamente 5.5%, en comparación con un cambio similar a las provocadas por la creatina.

Thomas Swensen, investigador principal del estudio, dijo que se necesita investigación adicional para aclarar el mecanismo de cómo la administración de suplementos de betaína mejora el rendimiento, lo que sugiere que los nutrientes “pueden contribuir a la síntesis de creatina que mejora, la fuerza, la potencia y el rendimiento a corto plazo“.

“Los cambios observados en el rendimiento de velocidad, además, son consistentes con los efectos en el rendimiento de la suplementación con creatina”. El equipo de investigación agregó que un reciente meta-análisis de 100 estudios encontró que la suplementación con creatina mejoró los parámetros de rendimiento en un promedio de 5.7%.

Detalles del estudio

Pryor y sus colegas reclutaron a 16 ciclistas en edad universitaria que fueron evaluados tres veces, con el fin de medir la forma en que la bebida deportiva y bebidas de betaína afectaron las variables de rendimiento, incluyendo la potencia media y punto máximo.

La primera prueba estableció el rendimiento inicial, antes de que los participantes consumieran la mitad de una bebida, ya sea comercial o de betaína (que contiene 2.5g de betaína 99% pura) dos veces al día durante siete días y fueron sujetos de prueba nuevamente. Tres semanas más tarde, los sujetos repitieron el proceso.

El análisis de los resultados mostró que una semana después de la administración de suplementos de betaína, aumentó el punto máximo y la media de la potencia anaeróbica en un 5.5% con respecto a las medidas de referencia en hombres y mujeres activos en edad universitaria.

Pryor y su equipo reportaron que en comparación con las bebidas deportivas regulares, la ingesta de betaína aumenta significativamente la potencia pico promedio (3.4%, p=0.026), el promedio máximo de potencia máxima (3.8%, p=0.007), la potencia media (3.3%, p=0.034) y la potencia media máxima (3.5%, p=0.011) para todos los sujetos que participaron en al prueba.

Los autores reiteraron la sugerencia de que con la suplementación de betaína puede haber un mayor rendimiento mediante la elevación de reservas de creatina intramusculares, aumentando el crecimiento muscular o protegiendo las células del músculo del daño causado por el estrés.

“La hipótesis de la creatina es atractiva y respaldada por los estudios sobre el metabolismo de la betaína,” dijo Pryor y su equipo. “En resumen, la enzima hepática metiltransferasa betaína homocisteína transfiere un grupo metilo de la betaína a la homocisteína, produciendo de este modo dimetilglicina y metionina. Esta última, entonces,  es convertida en S-adenosilmetionina (SAM), que posteriormente actúa como un donante de metilo durante la síntesis de creatina.”

Referencia: J. Luke Pryor, Stuart A. S. Craig, Thomas Swensen. 2012. “Effect of betaine supplementation on cycling sprint performance”, Journal of the International Society of Sports Nutrition, 2012 9:12

Dejar un comentario