Las alergias a los alimentos afectan cada vez a más personas en el mundo, por ello, los científicos están buscando un tratamiento a largo plazo.

Las alergias a los alimentos pueden afectar a cualquier persona, sin importar la edad. Incluso se puede desarrollar una alergia ya siendo un adulto. Para algunas personas, la alergia se manifiesta con tanta intensidad que puede ocasionar la muerte.

Las alergias son ocasionadas porque el organismo es muy sensible ante algún compuesto del alimento, generalmente a una proteína. La reacción que se da en el cuerpo se conoce como anafilaxia.

Dependiendo de qué tan sensible sea la persona a la sustancia que provoca la alergia (alérgeno), será la gravedad de la reacción. Aunque en todos los casos de alergia, el organismo entero está en riesgo.

Buscando mejores opciones

Las bases de datos de hospitales de diferentes partes del mundo muestran que cada vez hay más personas que sufren alergias a diversos alimentos. Con ese escenario, la Academia Europea de Alergias e Inmunología Clínica está investigando las posibilidades de desarrollar algún tratamiento a largo plazo contra las alergias.

Por ahora, solo contamos con tratamientos para quitar las molestias inmediatas que producen las alergias (comezón, irritación en la piel, mareo, náuseas, opresión en el pecho, obstrucción de la garganta, etc.).

Los dos tratamientos más frecuentes son los antihistamínicos y evitar ingerir lo que produce la alergia. Sin embargo, ninguno de los dos es una cura. Otra opción que se está explorando es la inmunoterapia, que expone a las personas a dosis muy bajas del alérgeno y las va aumentando poco a poco.

Actualmente, los estudios que analizan la efectividad de la inmunoterapia no han concluido qué tanto éxito tiene esta terapia. Tampoco hay un acuerdo sobre cómo debería reintroducirse en la dieta el alimento que causa la alergia.

Un granito de arena

Mientras la ciencia médica sigue buscando una alternativa que actúe contra las alergias a largo plazo, la industria de alimentos pone su granito de arena, dando productos alternativos a los alimentos que más comúnmente causan esa sensibilidad.

Uno de esos casos son los sustitutos de leche de vaca o los alimentos libres de gluten (panes y pastas, principalmente). Otra opción que la industria de alimentos pone a nuestro alcance, son los probióticos que están relacionados con una mejora de la respuesta del sistema inmune.

No todas las personas tienen la misma alergia

Encontrar un tratamiento a largo plazo contra las alergias presenta varios retos. El más importante es que no todas las personas con alergias son alérgicas a lo mismo. Así que muy probablemente la intervención dependerá del alérgeno del que se trate.

Conocer las circunstancias en las que se presenta una alergia (alérgeno, características de la persona alérgica, lugar donde vive, etc.) es una parte importante para trazar una estrategia que ayude a mejorar los tratamientos disponibles actualmente. Por otro lado, es importante saber cómo interactúa el alérgeno con el organismo al que afecta.

Afortunadamente y gracias a la industria de alimentos, contamos con productos alternativos a la mayoría de aquellos que causan alergia.

Fuentes:

Dejar un comentario