Las vitaminas son sustancias químicas que son necesarias para que nuestro cuerpo funcione correctamente y tengamos buena salud y se les conoce como “micronutrimentos”. Por lo general, podemos obtenerlos de la dieta si tenemos una alimentación balanceada. En caso de que, por alguna razón, no tengamos una alimentación correcta, podemos tomar complementos vitamínicos.

La cantidad adecuada

La deficiencia de vitaminas puede provocar enfermedades; por ejemplo, la falta de vitamina D daña los huesos y puede derivar en raquitismo, osteoporosis o aumentar el riesgo de fracturas.

El exceso de vitaminas, también puede causar problemas en la salud. Por ejemplo, demasiada vitamina A puede ocasionar problemas de visión, daño en el hígado, dolores de cabeza, desarrollo inadecuado en el cráneo de los bebés, entre otras.

Por ello, es importante que tengamos la cantidad adecuada de vitaminas. Esta se fija en un dato llamado “Ingesta Diaria Recomendada” (IDR). Gracias a la investigación científica, sabemos qué cantidad de cada vitamina necesitamos, de dónde podemos obtenerla y los problemas de salud que tendríamos si estamos más o menos cerca de esa dosis.

Presupuesto para las vitaminas

Un estudio reciente mostró que la financiación de investigaciones sobre vitaminas ha disminuido. Por ejemplo, entre 1992 y 2015, se aumentó el presupuesto para hacer investigación sobre vitaminas de $89,000,000USD a $95,000,000USD; pero, en comparación con toda la inversión en investigación científica sobre la salud, esa cantidad es menor que en otros años, proporcionalmente. Es decir, en 1992 el 0.65% del presupuesto iba para vitaminas y en 2015, fue solamente el 0.2%.

Una reducción en los apoyos a la investigación científica puede derivar en que haya menos investigadores dedicados a los temas que cuenten con menos recursos. En el caso de las vitaminas, no podemos darnos el lujo de no saber más.

La investigación sobre las vitaminas abarca diferentes puntos: la importancia de cada una en el funcionamiento adecuado de nuestro cuerpo, la aportación de estas a nuestra salud, la interacción entre ellas y otras sustancias, el metabolismo y absorción de las vitaminas. Además de perspectivas sociales que revisan las zonas del planeta donde hay más deficiencia de vitaminas, las políticas públicas que podrían resolver esos problemas y la tecnología para lograrlo.

Las vitaminas parecen una cosa muy pequeña en nuestra salud, pero, en realidad son de primordial importancia para mantener a los órganos en buen funcionamiento. Son necesarias para que estemos bien.

 

Si sospechas que podrías tener una deficiencia de vitaminas o tu dieta no es tan buena como debería serlo, consulta a tu médico; existen varias pruebas de laboratorio que pueden decirte si te falta o te sobra alguna vitamina. Checarse no está de más.

 

Fuentes:

http://cdn.nutrition.org/content/1/8/e000430

Dejar un comentario