Mtra. Lorena Patricia Mora

Universidad Iberoamericana

 

El índice cintura-talla se define como la división entre el perímetro de la cintura y la estatura de un individuo. En los últimos años y, después de diversos estudios elaborados en diferentes poblaciones, parece ser un valor antropométrico capaz de predecir de forma significativa el riesgo cardiovascular (infartos al corazón, cerebrales, trombos, entre otros…) y diabetes tipo II a lo largo de las diferentes etapas de la vida.

En estudios elaborados en diferentes poblaciones, podría ser un mejor indicador de riesgo

cardiovascular que el Índice de masa corporal (IMC), lo anterior porque el IMC únicamente

toma en cuenta el peso y la estatura, pero no considera la cantidad de grasa almacenada

en el cuerpo. Un deportista de alto rendimiento, podría tener un IMC elevado y un riesgo

cardiovascular muy bajo debido al peso del músculo en su cuerpo. El índice cintura-talla,

por el contrario, se relaciona con la grasa que se almacena en la parte abdominal, la

comúnmente llamada “pancita”.

En adultos menores de 50 años, valores superiores a 0.5 se asocian con niveles de triglicéridos, colesterol LDL, colesterol total y glucosa en sangre elevados, todos estos marcadores metabólicos indican riesgo a la salud a corto, mediano o largo plazo. Por ejemplo, en mujeres menores de 50, tener un Índice cintura cadera elevado parece ser un excelente predictor de infartos al corazón en los 11 años siguientes.

En el caso de los niños, es una variable que ha demostrado tener gran utilidad, pues el proceso que lleva a las enfermedades cardiovasculares inicia desde la infancia y esta medida, a diferencia del Índice de masa corporal, nos da una buena idea de la cantidad de grasa que está almacenada en el cuerpo.

Aunque los rangos para cada edad varían y todavía deben ser validados para cada tipo de población, la recomendación general es que si excede un valor de 0.5, se debe asistir a una consulta nutricional donde un profesional puede ayudar, a través de una guía de alimentación, a reducir dicho valor y con ello el riesgo a la salud.

 

Referencias:

  1. Popa IR, Sotolongo OCG, Gámez ÁA. El índice cintura-talla como variable de acumulación de grasa para valorar riesgo cardiovascular. Rev Cuba Med Mil. 2013;42(4).
  2. DS F, HS K, Mei Z, LM G-S, WH D, SR S, et al. Relation of body mass index and waist-to-height ratio to cardiovascular disease risk factors in children and adolescents: the Bogalusa Heart Study. Am J Clin Nutr [Internet]. 2007;86(1):33–40. Available from: http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=rzh&AN=105817884&site=ehost-live&scope=site
  3. De PL, Velasco P, Francisco Y, Martín JM. Significado clínico de la obesidad abdominal. Endocrinol Nutr [Internet]. 2007 [cited 2017 Oct 18];54(5):265–71. Available from: https://unadmexico.blackboard.com/bbcswebdav/internal/courses/NA-NEDA1-1702-B2-001/announcements/_197796_1/Implicación clínica de obesidad abdominal.pdf
  4. Khoury M, Manlhiot C, McCrindle BW. Role of the waist/height ratio in the cardiometabolic risk assessment of children classified by body mass index. J Am Coll Cardiol. 2013;62(8):742–51.
  5. Yoo E-G. Waist-to-height ratio as a screening tool for obesity and cardiometabolic risk. Korean J Pediatr [Internet]. 2016 Nov [cited 2018 Jun 20];59(11):425–31. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27895689

 

 

Dejar un comentario