Dra. María del Rosario Ayala Moreno

Alejandra Peláez García

Universidad La Salle-CDMX.

 

De acuerdo al European Board & College of obstetrics and gynaecology (EBCOG, 2014) cerca de 300 millones de mujeres han sido diagnosticadas con obesidad1, y se espera que en el 2025 el 21% de las mujeres en el mundo tengan obesidad2. En México, son más las mujeres que presentan sobrepeso y obesidad en comparación con los hombres (75.6% vs. 69.4%); la prevalencia de obesidad mórbida es más de dos veces mayor en las mujeres y la presencia de obesidad abdominal que favorece las enfermedades crónico-degenerativas también es mucho mayor, especialmente entre los 40 y 69 años de edad3, en parte por los cambios fisiológicos que acompañan a la menopausia y que favorecen la ganancia de tejido graso en la región abdominal4.

La obesidad abdominal (acumulación de grasa en el abdomen) que está más acentuada en las mujeres, es un factor para el desarrollo de enfermedades crónico-degenerativas, como la hipertensión, dislipidemia, hiperglucemia que, en conjunto, forman parte del denominado síndrome metabólico (SMe), un fenómeno de alta prevalencia en México5 que provoca la aparición de enfermedades cardiovasculares y diabetes; las cuales junto con algunos tipos de cáncer, ocupan actualmente las primeras causas de muerte en México6.

Los efectos negativos de la obesidad sobre la salud de la mujer son múltiples, pero a continuación se resumen algunos de los más frecuentes:

  1. Enfermedades no transmisibles o crónico-degenerativas: más mujeres mexicanas han sido diagnosticadas con diabetes (10.3%) en comparación con los hombres (8.4%)4, lo cual es un problema importante en el rubro de la salud de la mujer, porque nuestro país ocupa los primeros lugares a nivel mundial en prevalencia de diabetes7. Existen más mujeres con hipercolesterolemia (28.4%) que hombres (27.4%) y más con hipertensión arterial (26.1% en mujeres vs. 24.9% en hombres)4. Además, se ha reportado que el riesgo de padecer hipertensión aumenta hasta tres veces en madres de familia con obesidad abdominal8. La presencia de SMe, es mayor en las mujeres mexicanas 52.7%, de las cuales el 83.8% tiene obesidad abdominal, 83% tiene niveles bajos de colesterol-HDL considerado un factor de riesgo aterogénico y el 37.4% presenta niveles de triglicéridos altos.

Todas estas alteraciones son más frecuentes que en los hombres5,9, y están relacionadas al aumento de obesidad. Por otra parte, la obesidad en mujeres impacta también en la salud de las generaciones futuras, ya que la obesidad materna y/o la elevada ganancia de peso durante la gestación, aumentan el riesgo de obesidad y enfermedad crónica en los hijos10,11,12.

  1. Alteraciones en el ciclo reproductivo y la fertilidad: la obesidad aumenta el riesgo de síndrome de ovario poliquístico13, altera los ciclos de ovulación y la tasa de fertilidad2,14,15,16. Además, genera complicaciones que ponen en riesgo no solo al feto en desarrollo, sino también a la salud de la madre, aumentando el riesgo de parto prematuro y complicaciones al nacimiento, aumento de nacimiento por cesárea17, de riesgo de desarrollar preclamsia18,19 y diabetes gestacional20.
  2. Riesgo de cáncer: la obesidad es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer y para el aumento de mortalidad cuando éste se presenta2,21,22. Algunos tipos de cáncer que se han relacionado con la presencia de obesidad son el de endometrio, renal, de esófago, de tiroides, de mama, colon, páncreas y linfoma de Hodking21,23. Por otra parte, se ha demostrado el riesgo de padecer cáncer con un alto IMC (indicador de obesidad), es especialmente importante en el caso de cáncer de útero, cérvix, mama y ovario, independientemente de la presencia de otros factores como el hábito de fumar22.

En este caso es importante considerar la coincidencia en mujeres mexicanas de la alta prevalencia de obesidad y las principales causas de mortalidad por cáncer, como el cáncer de mama y de cuello uterino que están entre las principales causas de muerte en las mujeres6,23.

Es importante atender los hábitos de salud que predisponen a enfermedades que afectan la esperanza y calidad de vida de las mujeres. Hay que resaltar que el impacto sobre la salud femenina en México repercute en la estabilidad familiar y social, ya que por motivos culturales las mujeres son base imprescindible en la crianza de los hijos, y actualmente su incursión en el ámbito laboral las vuelve un sustento importante para su familia y para el crecimiento de la sociedad.

 

Referencias:

  1. EBCOG Scientific Commitee. Obesity and Women´s Health (2014). Facts Views Vis Obgyn, 6(4):175-176.
  2. NCD Risk Factor Collaboration (NCD-RisC) Trends in adult body-mass index in 200 countries from 1975 to 2014: A pooled analysis of 1698 population-based measurement studies with 19.2 million participants (2016) Lancet, 387: 1377-1396.
  3. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de medio camino 2016 (ENSANUT, 2016). Informe final de resultados. Instituto Nacional de Salud Pública.
  4. Ambikairajah A, Walsh E, Tabatabaei-Jafari H, Cherbuin N (2019) Fat mass changes during menopause: a meta-analysis. Am J Obstet Gynecol. In press. doi: 10.1016/j.ajog.2019.04.023.
  5. Rojas R, Aguilar-Salinas C, Jiménez-Corona A, Shamah-Levy T, Ruda J, Ávila-Burgos L, Villapando-Hernández S, Lazcano-Ponce E (2010). Metabolic syndrome in Mexican adults: results from the National Health and Nutrition Survey 2006. Salud Pública de México, 52 (Sipl I):S11-S18.
  6. Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI (2018) Características de las defunciones registradas en México durante el 2017. Comunicado de Prensa Núm. 525/18, 31 de octubre del 2018. Documento en línea: http://www.beta.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2018/EstSociodemo/DEFUNCIONES2017.pdf. [Consultado el 29 abril 2019].
  7. Federación Internacional de Diabetes (2017) Atlas de diabetes de la Federación Internacional de Diabetes (2017). Versión on line: http://www. diabetesatlas.org. [Consultado el 29 abril 2019].
  8. Araujo-Contreras JM, Rivas-Avila E, Avila-Rodríguez A, Avila-Rodríguez EH, Vargas-Chávez N, Camacho-Luis A y Reyes-Romero MA (2015) Relación entre hipertensión arterial y obesidad central en madres de familia. CienciaUAT, 9(2): 53-58.
  9. Olaiz-Fernández G, Rivera-Domarco J, Shamah-Levy T, Rojas R, Villapando-Hernández S, Hernández-Ávila M, Sepúlveda-Amor J. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006 (ENSANUT, 2016). Instituto Nacional de Salud Pública.
  10. Barker DJ (1992) Fetal and infant origins of adult disease, BJOG, 92:275-282.
  11. Lucas A (1991) Programming by early nutrition in man. Ciba Found Symp, 156:38-50.
  12. Taving M (2014) Offspring body size and metabolic profile – effects of lifestyle intervention in obese pregnant women. Dan Med J, 61(7):B4893.
  13. Naderpoor N, Shorakae S, Joham A, Boyle J, De Courten B, Teede HJ (2015) Obesity and polycystic ovary syndrome. Minerva Endocrinol, 40(1):37-51.
  14. Silvestris E, de Pergola G, Rosania R, Loverro G (2018) Obesity as disruptor of the female fertility. Reprod Biol Endocrinol, 16(1): 22, doi: 10.1186/s12958-018-0336-z.
  15. Broughton DE, Moley KH (2017) Obesity and female infertility: potential mediators of obesity’s impact. Fertil Steril, 107(4):840-847.
  16. Brewer CJ, Balen AH (2010) The adverse effects of obesity on conception and implantation. Reproduction, 140(3):347-64.
  17. Power ML, Lott ML, Mackeen AD, DiBari JN, Schulkin J (2019) Associations Between Maternal Body Mass Index, Gestational Weight Gain, Maternal Complications, and Birth Outcome in Singleton, Term Births in a Largely Non-Hispanic White, Rural Population. J Womens Health, In press. doi: 10.1089/jwh.2018.7531.
  18. Beneventi F, Locatelli E, De Amici M, Cavagnoli C, Bellingeri C, De Maggio I, Ruspini B, Spinillo A (2019) Maternal and fetal Leptin and interleukin 33 concentrations in pregnancy complicated by obesity and preeclampsia. J Matern Fetal Neonatal Med, 27:1-7.
  19. Thagaard IN, Hedley PL, Holm JC, Lange T, Larsen T, Krebs L, Christiansen M (2019) Leptin and Adiponectin as markers for preeclampsia in obese pregnant women, a cohort study. Pregnancy Hypertens, 15:78-83.
  20. Hao M, Lin L (2017) Fasting plasma glucose and body mass index during the first trimester of pregnancy as predictors of gestational diabetes mellitus in a Chinese population. Endocr J, 64(5):561-569.
  21. Bhaskaran K, Douglas I, Forbes H, dos-Santos-Silva I, Leon DA, Smeeth L (2014) Body-mass index and risk of 22 specific cancers: a population-based cohort study of 5·24 million UK adults. Lancet, 384(9945):755-65.
  22. Basen-Engquist K, Chang M (2011) Obesity and cancer risk: recent review and evidence. Curr Oncol Rep, 13:71-76.

Argüello Esparza EY (2015) Cáncer de la Mujer. Centro Nacional de Equidad de género y salud reproductiva. Reporte en línea del Programa Cáncer de la Mujer: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/248801/CancerdelaMujer.pdf [Consultado el 29 abril

Dejar un comentario