¿Te imaginas que una quesadilla de huitlacoche podría ayudarte contra la diabetes? Quizá eso no sea así, pero este hongo tiene mucho qué hacer por nosotros.

El huitacoche es un hongo, primo lejano del champiñón, que crece como un parásito del maíz y el teocintle (pasto del que se domesticó el maíz). Pertenece a un grupo de hongos conocido popularmente como carbones o tizones(Ustilaginomycetes).

Para crecer, el huitlacoche pasa una parte de su vida dentro de la planta que infecta. Las esporas son producidas fuera de esta y son capaces de infectar otra planta. Esto lo hace ideal para ser cultivado a escala industrial para la comercialización del hongo.

Oro negro

El huitlacoche tiene propiedades nutritivas importantes y puede ser considerado un alimento funcional. El Prof. Fidel Guevara Lara, de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se ha dedicado a investigar el hongo.

“Lo que nos interesa es ver qué efectos tiene en cuanto a la salud del ser humano, en términos de si es bueno contra la diabetes, si reduce el colesterol y la glucosa en sangre, o para mejorar el estado fisiológico de la persona que lo consume en general”, detalló el investigador.

Para ello, se realizaron pruebas de análisis químico, en las que se midieron los diversos componentes del huitlacoche, como antioxidantes, carbohidratos, fibra dietaria, compuestos fenólicos y melanina. Cada uno de estos, aporta algo a nuestra salud.

Huitlacoche para la salud

Este hongo tiene cantidades altas de carbohidratos solubles, que son buenos para la microbiota intestinal. Por lo general, el frijol es el referente de estos carbohidratos, pero resulta que el huitlacoche tiene más. También se estudió su capacidad mutagénica.

Para determinar los beneficios de salud de este hongo, se realizaron pruebas con ratas divididas en dos grupos: normales y otras que fueron tratadas con un compuesto denominado estreptolisina, causándoles daño en el páncreas y volviéndolas diabéticas. Posteriormente, se les suministró una dieta a base de huitlacoche (10% en base seca), y se hicieron pruebas con el alimento crudo y guisado con un tratamiento térmico.

Las ratas diabéticas se vieron significativamente beneficiadas por los tratamientos con el huitlacoche; en particular el cocido fue el que mostró mejor comportamiento disminuyendo la glucosa en sangre y la necrosis en el hígado, que es consecuencia del mismo estado oxidativo que induce la diabetes.

Los resultados

Uno de los resultados más significativos fue la reducción de los indicadores que muestran el estado de salud del hígado (los niveles de las transaminasas glutámico pirúvica y oxalacética). Las ratas con diabetes tenían valores entre 300 y 400 unidades de esos indicadores, y bajaron a 100 y 200. Esto significa una reducción de aproximadamente el 50% gracias a la dieta con huitlacoche. Lo anterior es un indicio de que está evitando el daño en el hígado.

Se observó que incrementa la energía en sangre y en órganos de ratas normales y diabéticas, aumenta el ATP, una molécula que indica la energía que hay en el organismo; aumenta el glutatión reducido, que es un compuesto que indica que el estrés oxidativo se reduce. Además, disminuye el malonaldehido, que es un indicador de un daño oxidativo en lípidos, este compuesto se forma cuando se dañan los lípidos en las membranas; y baja los niveles de la glucosa en sangre y en la orina.

El estudio se llevó a cabo debido a la alta incidencia que tiene la diabetes en México, por tal motivo, junto a su equipo de trabajo, Guevara Lara decidió pasar de analizar químicamente el huitlacoche, a una segunda fase experimental en animales, y ahora está perfilando una tercera fase en humanos, que requiere la elaboración de una dieta experimental que cumpla los protocolos de las instituciones correspondientes.

Algunos de los alimentos que consumimos desde hace miles de años, pueden tener claves importantes para contribuir a reducir problemas de salud pública que nos aquejan actualmente.

Referencia:

Dejar un comentario