Lic. Arturo Martínez Barrera

Asociación Mexicana de Diabetes

Nuevo León

La gerontología es la disciplina científica que estudia el envejecimiento, la vejez y al adulto mayor bajo la perspectiva biológica, psicológica y social.

Entre 2000 y 2050, la proporción de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará, pasando del 11 al 22%. En números absolutos, este grupo de edad pasará de 605 millones a 2,000 millones, en el transcurso de medio siglo.

En las Américas en el 2006, había 50 millones de adultos mayores, cifra que se estima duplicará para 2025. Y volverá a hacerlo para 2050, cuando 1 de cada 4 personas tendrá más de 60 años; en el mundo, serán 1 de cada 5. En esta región, en el año, 2010 la población de 60 o más años alcanzó el 13.1% de la población total, con un índice de envejecimiento de 53 adultos de 60 años o más por cada 100 niños menores de 15 años, y 49 adultos de 75 años o más por cada 100 niños menores de 15 años.

Once países, (Canadá, Cuba, Puerto Rico, Martinica, Barbados, Estados Unidos, Uruguay, Guadalupe, Antillas Holandesas, Argentina y Chile), superan el índice de envejecimiento de la región. De ellos, sólo en Canadá la población de adultos mayores supera la población menor de 15 años, teniendo 122 adultos mayores por cada 100 niños.

Según la CONAPO, para el año 2050 habrá 151 millones de mexicanos y la esperanza de vida promedio será de 79.42 años; actualmente es de 74.55. Los adultos mayores mexicanos pasaron de ser el 6.2% del total de la población en 2010, al 7.2% en 2015, agregó el INEGI en un comunicado, con lo que se confirma que México está volviéndose un país de personas mayores.

Hoy más personas están viviendo vidas más largas, incluso en los países pobres. Por lo que es necesario asegurar que estos años adicionales de vida sean saludables, significativos y dignos. Lograrlo será un beneficio no sólo para las personas mayores, sino para toda la sociedad.

Desafortunadamente, vidas más largas, no necesariamente significan más saludables. Mientras que algunas personas mayores pueden de hecho estar experimentando tanto vidas más largas como más saludables, estas pertenecen principalmente a los segmentos más favorecidos de la sociedad. Las personas procedentes de entornos desfavorecidos, los de los países más pobres tienen menos oportunidades y menos recursos disponibles en la tercera edad, por lo que son más propensos a tener peor salud y más necesidades.

¿Qué deben de hacer los gobiernos y la sociedad?

Es necesario desarrollar proyectos multidisciplinarios que sean objetivos y con metas alcanzables para prevenir y asegurar que estos años adicionales de vida sean saludables, con una mejor calidad de vida, significativos y dignos. Debemos estar preparados para los desafíos de este cambio demográfico. Algunas acciones son:

Gobiernos:

  • Planear y adecuar las ciudades y poblados en que vivimos para que sean más amigables y accesibles para la vida diaria. Brindar espacios adecuados para realizar más actividad física y ejercicio para las personas mayores
  • Trabajar en políticas públicas encaminadas a proporcionar los recursos necesarios para atender las necesidades sociales y de salud de este sector
  • Dar un fuerte apoyo al crecimiento de la especialización en Gerontología y Geriatría en todas las áreas que la integran
  • Desarrollar los sistemas de salud acordes a las necesidades de las personas mayores, con especial cuidado para enfermedades crónicas
  • Desarrollar sistemas de atención de largo plazo que pueden reducir el uso inadecuado de los servicios de salud y garantizar que las personas vivan sus últimos años con dignidad
  • Desarrollar por medio del sector salud proyectos de nutrición y alimentación saludable y adecuada para esta etapa de la vida
  • Desarrollar proyectos de actividad física y ejercicio para las personas mayores, que incluyan la capacitación profesional de especialistas.

Adultos mayores y sociedad:

  • Los adultos mayores deben aceptar esta etapa de su vida de una manera positiva y enriquecedora para ellos mismos, sus familiares y la sociedad
  • Deben asumir sus limitaciones con objetividad, responsabilidad y sentido común para poder lograr una independencia más duradera y una mejor calidad de vida
  • Cambiar a un estilo de vida más adecuado
  • Prevenir complicaciones de salud que se pueden adquirir por negligencia o falta de información
  • Es muy importante que toda la familia asuma su responsabilidad en el cuidado y atención a los adultos mayores
  • Adecuar el hogar según las necesidades de los adultos mayores para que sea más cómodo y seguro el movimiento dentro del mismo
  • Integrar a los adultos mayores en grupos de diferentes actividades, culturales, de actividad física o de apoyo en grupos o asociaciones

Referencias:

Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud, Consejo nacional de población, INEGI.

 

Dejar un comentario