Uganda es un país colorido: los plantíos de café y plátano llenan el paisaje de colores. Los niños corren entre los campos y sonríen. El sol, el campo, los cafetales, la tierra, los colores de la vida será algo que muchos de esos niños no podrán disfrutar después de cumplir 5 años.

En el mundo, casi 2 millones de niños menores de 5 años sufren ceguera infantil por falta de vitamina A y casi un millón fallece por esa deficiencia.

Dar suplementos de la vitamina es una opción, pero resulta costoso y se requieren campañas de distribución que no están disponibles todo el año.

Otra solución es darle a la gente las herramientas para nutrirse mejor y que siembren alimentos mejorados. El arroz dorado es una especie de modificada genéticamente que ha sido desarrollada para nutrir mejor a los niños de Uganda y evitar la ceguera infantil. Con sólo dos dosis de vitamina A al año, se puede evitar que los niños pierdan la vista y este arroz puede lograrlo.

Muchas personas y organizaciones están en contra de los alimentos modificados genéticamente porque temen que sean peligrosos, a pesar de que la ciencia ha demostrado que son seguros. ¿Hay que temerle a un alimento modificado para ser más saludable? ¿O hay que tener miedo a que millones de niños pierdan la vista o incluso la vida? Impedir el uso del arroz dorado, es quitarle la posibilidad de vivir mejor a millones de niños.

150g de arroz dorado cocido da el 60% de la vitamina A que necesita un niño. Este alimento puede evitar la muerte de más de 2 millones de niños en el mundo, por año.

La vida de millones de niños puede mejorar y salvarse con la ayuda de alimentos transgénicos. Los niños de Uganda merecen ver el mundo.

 

Fuentes:

http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2005/pr29/es/

http://www.who.int/nutgrowthdb/database/countries/uga/en/

https://www.foodinsight.org/GMOs-help-environment-food-technology

 

Dejar un comentario