Cuando pensamos en cocina mexicana, es casi imposible no pensar en los chiles. Ya sea que prefieras “del que no pica” o “del que pica”, existe una gran variedad de chiles para cada gusto y platillo.

Científicos del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) encontraron que, además del uso que se le da al chile en la cocina, también tiene propiedades para combatir la obesidad.

Capsaicina

La capsaicina es un compuesto que se encuentra presente en la piel y en las semillas del chile, y es el encargado de producir su sabor picante. Actualmente, se ha encontrado que también puede ayudar a disminuir la producción de adipocitos. Los científicos del Ciatej están trabajando para producir un compuesto similar a la capsaicina que ayude a combatir la grasa en los adipocitos, que son las células encargadas de almacenar la energía en forma de grasa y constituyen el tejido adiposo o tejido graso.

El doctor Jorge Alberto Rodríguez González está a cargo y trabaja desde hace 5 años en el proyecto Evaluación del efecto en la lipogénesis de una capsaicina obtenida por síntesis enzimática, mismo que busca producir capsaicina vía enzimática para evaluar si logra disminuir los adipocitos en los sujetos de investigación.

Opciones contra la obesidad

El doctor Rodríguez González, junto con investigadores del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), están buscando una alternativa contra la obesidad, a partir de un compuesto similar a la capsaicina, sin la sensación de enchilamiento, al que llamaron olvanil.

Los avances que se pudieron observar en el proyecto, además de reducir los niveles de grasa en los adipocitos, es que lograron disminuir la producción extra de estas células que, al llegar al límite de grasa que pueden soportar, se multiplican expandiéndose en ciertas partes del cuerpo, por ejemplo, en el abdomen.

La etapa de experimentación consistió en aplicarle olvanil a ratas a las cuales les midieron los niveles de grasa en el tejido adiposo y encontraron que los índices disminuyeron luego de que lo tomaran vía oral.

Los estudios en humanos también sugieren que el consumo de capsaicina disminuye la ingesta energética y de grasa, y aumenta la saciedad.

“Trabajamos con ratones que tuvieron una dieta rica en grasa para producirles obesidad, después les administramos vía oral este análogo para ver si la grasa acumulada disminuía con respecto a los que no se les suministraba, y descubrimos diferencias favorables en cuanto a la reducción de sus niveles de grasa, lípidos y glucosa en la sangre”, menciona Rodríguez González.

Poco a poco, los investigadores que se dedican a analizar los efectos de los alimentos sobre nuestra salud, nos van abriendo opciones nuevas para mejorar nuestra calidad de vida.

 

Fuentes:

http://conacytprensa.mx/index.php/centros-conacyt/23462-capsaicina-molecula-picante-obesidad

https://www.foodinsight.org/newsletters/good-food-good-flavor-good-health-blending-benefits-flavor-and-health-through-herbs-and

Dejar un comentario