El ajonjolí es una semilla con propiedades particulares que lo convierten en un alimento funcional. Entre sus características está contribuir a controlar la presión arterial alta y el colesterol, en combinación con otros ingredientes.

El aceite de ajonjolí tiene propiedades antioxidantes importantes, por sus contenidos de fitoesteroles y tocoferoles que protegen al organismo contra el estrés oxidativo.

El ajonjolí es muy popular en regiones como Pakistán y la India. En esta región se hizo un estudio para ver los efectos del consumo de aceite de ajonjolí, en combinación con aceite de salvado de arroz, en pacientes con presión arterial alta.

Entre los resultados del estudio, se encontró que los pacientes que habían recibido una dosis de la mezcla de aceites, redujo en promedio 14 puntos de la presión arterial sistólica. Los pacientes que tomaban solamente un medicamento prescrito para la hipertensión, disminuyeron 16 puntos.

Lo sorprendente fue ver que al grupo de pacientes que se les dio una combinación de los aceites junto con el medicamento, tuvo una baja de 36 puntos. Esto da una pista, que deberá ser investigada a fondo, sobre cómo estos aceites pueden apoyar los tratamientos farmacológicos específicos para la hipertensión.

Las 300 personas que participaron en el estudio tenían un promedio de 57 años y fueron monitoreadas durante 60 días. Los pacientes se dividieron en 3 grupos: a uno se le suministró solamente la mezcla de aceites (28g aprox.), al segundo el medicamento antihipertensivo y al tercero una combinación de los aceites y el fármaco.

Las pruebas de este estudio no son concluyentes, sin embargo, abren una vía que podría dar pie a tratamientos de apoyo en el control de la hipertensión.

Fuentes:

Dejar un comentario