A la mayoría de las personas nos gusta el sabor dulce. Ponerle azúcar al café, acompañarlo con una galleta. Desayunar pan tostado con mermelada. Los postres. El azúcar puede ser un problema si se consume en exceso o si se tiene una enfermedad como la diabetes.

Pero la diabetes no debería ser una razón para renunciar a lo dulce. La opción para seguir disfrutando nuestro gusto por lo dulce, son los edulcorantes sin calorías. La Federación Mexicana de Diabetes dice que estos productos endulzantes pueden formar parte de una dieta saludable para personas con diabetes y también para quienes quieren reducir la cantidad de calorías que comen.

Sabor sin calorías

Los endulzantes sin calorías pueden ser una valiosa herramienta en el tratamiento y prevención de enfermedades crónicas. Todas las recomendaciones que hace la Federación Mexicana de Diabetes se basan en una gran cantidad de estudios científicos que han mostrado que esos edulcorantes son seguros para el consumo.

Esta institución alienta a los profesionales de salud a que motiven a sus pacientes a utilizar todas las herramientas que estén a su alcance para combatir la diabetes. Además, señala que los endulzantes sin calorías recomendados para estas personas, están aprobados por la Secretaría de Salud.

Los edulcorantes no calóricos son sustancias que aportan un nivel muy alto de dulzor, pero con una baja o nula cantidad de calorías. Por ello son una buena opción para sustituir el azúcar de mesa común.

Sin azúcar y sin peligro

Los estudios científicos revisados por la Federación Mexicana de Diabetes indican que los endulzantes sin calorías y los bajos en calorías, no afectan el metabolismo ni causan cáncer. Y para garantizar que estos sigan siendo seguros, se establece una cantidad adecuada de consumo (la Ingesta Diaria Admisible).

Es importante aclarar que estos endulzantes, ayudan a controlar la cantidad de calorías que consumimos, y pueden contribuir con los programas para bajar de peso y a mantener niveles adecuados de azúcar en sangre. Pero estos productos, por sí mismos, no bajan de peso ni eliminan las calorías de los alimentos.

Para que los edulcorantes sin calorías funcionen, deben ser considerados como una herramienta, pero no como una solución a un problema de salud. Además, su uso debe acompañarse con una dieta balanceada y actividad física.

Los endulzantes sin calorías pueden usarse de manera segura en cualquier etapa de la vida, desde la niñez (pero no en bebés) hasta la edad adulta, pasando por el embarazo. En este último caso, sólo hay una restricción de uso para la sacarina, ya que no se sabe con certeza que no cause problemas en el desarrollo del feto.

Los endulzantes sin calorías son una opción segura y útil en el control de calorías. Pueden utilizarse en los programas para bajar de peso, en conjunto con otras estrategias. También pueden ser una alternativa para personas con diabetes.

Fuentes:

http://fmdiabetes.org/postura-diabetes-edulcorantes/

“Postura de la Federación Mexicana de Diabetes sobre edulcorantes no calóricos”, en Diabetes Hoy para el médico y el profesional de salud, Vol. XVII, mayo-agosto 2016

http://fmdiabetes.org/postura-la-fmd-edulcorantes-no-caloricos/

 

 

Dejar un comentario